Artículos

Briofitas - Plantas sin macetas conductoras


Esta división comprende vegetales terrestres con una morfología muy simple, conocida popularmente como "musgos" o "hígado".

Son organismos eucariotas, multicelulares, donde solo los elementos reproductivos son unicelulares, caen dentro del Reino Plantae, como todos los demás grupos de plantas terrestres.

Ocurrencia

Las briófitas son características de los ambientes terrestres húmedos, aunque algunas tienen adaptaciones que permiten la ocupación de los más variados tipos de ambientes, resistiendo tanto la inmersión en ambientes totalmente acuáticos como la deshidratación cuando actúan como sucesores primarios en colonizar, por ejemplo, rocas desnudas o incluso congelar en regiones polares.

Sin embargo, siempre depende del agua, al menos para el desplazamiento del anterozoide flagelado a la oosfera. Esta división no tiene representantes marinos.

Morfología

Las briofitas son plantas. avascular Tienen muchos cloroplastos pequeños en sus células.

El tamaño de las briófitas está relacionado con la ausencia de vasos conductores, alcanzando un máximo de 10 cm en ambientes extremadamente húmedos. La evaporación elimina considerablemente la cantidad de agua en el aire. El reemplazo de la absorción es un proceso lento. El transporte de agua por todo el cuerpo de estos vegetales ocurre por difusión de célula a célula, ya que no hay vasos conductores y, por lo tanto, es lento.

Reproducción

El ciclo haplodiplobionte en musgos

En musgos y todas las briófitas, la metagénesis implica la alternancia de dos generaciones diferentes en forma y tamaño. Los gametofitos verdes son de sexos separados y duran más que los esporofitos.

Existen órganos especializados en la producción de gametos llamados gametangios y que se encuentran en el vértice de los gametofitos. El gametangium masculino es el anteride y sus gametos, el anterozoides. El gametangium femenino es el arquegonium que produce solo un gameto femenino, el la esfera.

Para encontrar los gametos es necesario, inicialmente, que los anterozoides abandonen los anteroides. Las gotas de agua ambiental que caen en anterides liberan gametos masculinos. Moviéndose en el agua, los anterozoides ingresan al arquegonium y solo uno de ellos fertiliza la oosfera. Se forma el cigoto que, dividiéndose innumerables veces, da lugar al embrión. Esto, dentro de la arqueología, crece y forma el esporofito.

El joven esporofito, a medida que crece, rompe el arquegonium y lleva en su punta dilatada una pieza rota del arquegonium en forma de tapa conocida como caliptra. Como adulto, el esporofito, apoyado en el gametofito femenino, está formado por una barra y, al final, una cápsula dilatada (que es un esporangio), dotada de una tapa, cubierta por el caliptra.

En esporangios, 2n células sufren meiosis y dan lugar a esporas haploides. Para ser liberada, la caliptra primero debe secarse y caerse. Luego cae la tapa de esporangio. En clima seco y preferiblemente con viento, las esporas se liberan y dispersan. Al caer en lugares húmedos, cada espora germina y da lugar a un filamento similar a las algas, el protonema. Del protonema, brotan algunos musgos, todos genéticamente idénticos y del mismo sexo. Otro protonema, formado a partir de otra espora, dará lugar a gametofitos del otro sexo y completará así el ciclo. Tenga en cuenta que la determinación del sexo se produce ya en la formación de esporas.

Video: Experimento para ver la alimentación de las plantas (Octubre 2020).