Información

¿Cómo se llama este insecto de la India?

¿Cómo se llama este insecto de la India?



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

Fue encontrado en un techo en Jaipur, Rajasthan, en el noroeste de la India.


Parece una polilla de halcón pelúcida (Cephonodes hylas; también llamada hawkmoth de la abeja del café). Pertenece a la misma familia que las polillas halcón colibrí.

De wikipedia

Muchos fotógrafos han identificado erróneamente a este como el halcón colibrí (mira la imagen y el enlace a continuación. Si buscas en Googlepolilla colibrí india, también obtendrás imágenes de la pelúcida polilla de halcón).

Cortesía: Nitin Prabhudesai


1 respuesta 1

No conozco un término común. En el sur de EE. UU., Podríamos referirnos a la puerta como un puerta corrediza o posiblemente un puerta de tela metálica. Ambos son ambiguos porque pueden estar hechos de vidrio o material de pantalla. Una puerta mosquitera también puede ser una puerta con bisagras o una puerta corrediza de vidrio. A veces oirás a este último llamado puertas correderas de cristal. Del mismo modo, llamaremos a una pantalla en una ventana pantalla de la ventana o solo un pantalla.


Contenido

La entomofagia está muy extendida entre muchos animales, incluidos los primates no humanos. [1] Los animales que se alimentan principalmente de insectos se denominan insectívoros.

Los insectos, [2] nematodos [3] y los hongos [4] que obtienen su nutrición de los insectos a veces se denominan entomófago, especialmente en el contexto de las aplicaciones de control biológico. Estos también pueden clasificarse más específicamente en depredadores, parásitos o parasitoides, mientras que los virus, bacterias y hongos que crecen sobre o dentro de los insectos también pueden denominarse entomopatógeno (ver también hongos entomopatógenos). [ cita necesaria ]

El término científico que describe la práctica de comer insectos por parte de los humanos es antropo-entomofagia. [5] Los huevos, larvas, pupas y adultos de ciertos insectos han sido consumidos por humanos desde tiempos prehistóricos hasta nuestros días. [6] Alrededor de 3.000 grupos étnicos practican la entomofagia. [7] La ​​alimentación humana de insectos (antropo-entomofagia) es común en las culturas de la mayor parte del mundo, incluidas América Central y del Sur, África, Asia, Australia y Nueva Zelanda. El ochenta por ciento de las naciones del mundo comen insectos de entre 1000 y 2000 especies. [8] [9] La FAO ha registrado unas 1.900 especies de insectos comestibles y estima que en 2005 había unos dos mil millones de consumidores de insectos en todo el mundo. La FAO sugiere comer insectos como una posible solución a la degradación ambiental causada por la producción ganadera. [10]

En algunas sociedades, principalmente en las naciones occidentales, la entomofagia es poco común o tabú. [11] [12] [13] [14] [15] [16] En la actualidad, la ingestión de insectos es poco común en América del Norte y Europa, pero los insectos siguen siendo un alimento popular en otros lugares, y algunas empresas están tratando de introducir insectos como alimento en Occidente. dietas [17]

Los insectos que se comen en todo el mundo incluyen grillos, cigarras, saltamontes, hormigas, varios gusanos de escarabajo (como los gusanos de la harina, las larvas del escarabajo oscuro), [18] y varias especies de orugas (como gusanos de bambú, gusanos mopani, gusanos de seda y gusanos de cera). ).

Terminología y distinción Editar

La entomofagia a veces se define falsamente también para cubrir la ingestión de artrópodos distintos de insectos como arácnidos y miriápodos, aunque el término científico correcto existente es aracnofagia.

Comer insectos en las culturas humanas Editar

Historia Editar

Antes de que los humanos tuvieran herramientas para cazar o cultivar, los insectos pueden haber representado una parte importante de su dieta. Se ha encontrado evidencia analizando coprolitos de cuevas en Estados Unidos y México. Se descubrió que los coprolitos de las cuevas de las montañas Ozark contenían hormigas, larvas de escarabajos, piojos, garrapatas y ácaros. [20] La evidencia sugiere que los precursores evolutivos de Homo sapiens también eran entomófagos. La insectivoría también se presenta en diversos grados entre los primates existentes, como los titíes y los tamarinos, [21] y algunos investigadores sugieren que los primeros primates eran insectívoros arbóreos nocturnos. [12] De manera similar, la mayoría de los simios existentes son insectívoros hasta cierto punto. [22] [23] [24]

Las pinturas rupestres de Altamira, en el norte de España, que datan de aproximadamente 30.000 a 9.000 a. C., representan la colección de insectos comestibles y nidos de abejas silvestres, lo que sugiere una sociedad posiblemente entomófaga. [20] Capullos de gusano de seda salvaje (Triuncina religiosae) se encontraron en ruinas en la provincia china de Shanxi, entre 2000 y 2500 años antes de Cristo. Los capullos se descubrieron con grandes agujeros, lo que sugiere que se comieron las pupas. [20] Muchas prácticas antiguas de entomofagia han cambiado poco con el tiempo en comparación con otras prácticas agrícolas, lo que ha llevado al desarrollo de la entomofagia tradicional moderna. [20]

Culturas tradicionales Editar

Muchas culturas abrazan la ingesta de insectos. Los insectos comestibles han sido utilizados durante mucho tiempo por grupos étnicos en Asia, [25] [26] [27] [28] [29] [30] [31] África, México y América del Sur como fuentes económicas y sostenibles de proteínas. Hasta 2.086 especies son consumidas por 3.071 grupos étnicos en 130 países. [9] La especie incluye 235 mariposas y polillas, 344 escarabajos, 313 hormigas, abejas y avispas, 239 saltamontes, grillos y cucarachas, 39 termitas y 20 libélulas, así como cigarras. [32] Se sabe que los insectos se comen en el 80 por ciento de las naciones del mundo. [8]

La hormiga cortadora de hojas Atta laevigata se come tradicionalmente en algunas regiones de Colombia y noreste de Brasil. En el sur de África, la polilla generalizada Gonimbrasia belina 's gran oruga, la mopani o gusano mopane, es una fuente de proteína alimentaria. En Australia, la población indígena come la larva de las brujas. Las larvas de Hypoderma tarandi, un parásito de los renos, formaban parte de la dieta tradicional del pueblo Nunamiut. [33] Udonga montana es un insecto pentatómido que tiene brotes periódicos de población y se come en el noreste de la India. [34]

Tradicionalmente, se sabe que varios grupos étnicos en Indonesia consumen insectos, especialmente saltamontes, grillos, termitas, las larvas del picudo sagú y las abejas. En Java y Kalimantan, los saltamontes y los grillos generalmente se rebozan ligeramente y se fríen en aceite de palma como un crujiente. Kripik o Rempeyek bocadillo. [35] En Banyuwangi, Java Oriental, hay una especialidad botok llamado botok tawon (botok de abeja), que son colmenas que contienen larvas de abeja, que se sazonan con especias y coco rallado, se envuelven dentro de un paquete de hojas de plátano y se cuecen al vapor. [36] Se sabe que las tribus dayak de Kalimantan, también las tribus molucas y papúes en el este de Indonesia, consumen ulat sagu (literalmente, 'oruga de sagú') o larvas de picudo de sagú. Estas larvas ricas en proteínas se consideran un manjar en Papúa, se comen asadas o crudas. [37]

En Tailandia, también se consumen ciertos insectos, especialmente en las provincias del norte. Los mercados tradicionales en Tailandia a menudo tienen puestos que venden saltamontes fritos, cricket (ching rit), larvas de abeja, gusano de seda (no mai), huevos de hormiga (khai mot) y termitas. [38] [39]

El uso de insectos como ingrediente en alimentos tradicionales en lugares como Hidalgo en México ha sido en una escala lo suficientemente grande como para hacer que sus poblaciones disminuyan. [40]

En África Oriental, la torta de Kunga es un alimento hecho de moscas densamente comprimidas. [41]

Cultura occidental Editar

Aunque los productos de insectos como la miel y el carmín son comunes, comer insectos no se ha adoptado como una práctica generalizada en Occidente. Sin embargo, existe una tendencia actual popular hacia el consumo de insectos. [42] En 2011, algunos restaurantes en el mundo occidental servían insectos con regularidad. Por ejemplo, dos lugares en Vancouver, Columbia Británica, Canadá, ofrecen artículos de cricket. El restaurante Vij's tiene parathas que están hechos de grillos asados ​​que se muelen en polvo o comida. [43] Su restaurante hermano, Rangoli Restaurant, ofrece pizza que se hizo espolvoreando grillos enteros asados ​​sobre masa naan. [43] [44] Aspire Food Group fue la primera empresa de entomofagia de agricultura intensiva industrializada a gran escala en América del Norte, utilizando maquinaria automatizada en un almacén de 25,000 pies cuadrados dedicado a criar grillos domésticos cultivados orgánicamente para consumo humano. [45]

En el estadio local del equipo de béisbol Seattle Mariners, los saltamontes son un bocadillo novedoso popular, que se vende en grandes volúmenes desde que se introdujeron en los puestos de venta en 2017. [46] [47]

Tabú cultural Editar

Dentro de la cultura occidental, la entomofagia (salvo algunos aditivos alimentarios, como el carmín y la goma laca) se considera tabú. [48] ​​Hay algunas excepciones. Casu marzu, por ejemplo, también llamado casu modde, casu cundhídu, o en italiano formaggio marcio, es un queso elaborado en Cerdeña que destaca por estar plagado de larvas de insectos vivas. Casu marzu significa 'queso podrido' en lengua sarda y se conoce coloquialmente como queso de gusano. Una escena del cine italiano Mondo Caña (1962) presenta un banquete de insectos para el efecto de choque y una escena de Indiana Jones y el templo de la perdición presenta insectos como parte de un banquete similar para el factor de impacto. La evitación occidental de la entomofagia coexiste con el consumo de otros invertebrados como los moluscos y los crustáceos parientes artrópodos cercanos de los insectos, y no se basa en el sabor o el valor alimenticio. [48]

Algunas escuelas de jurisprudencia islámica consideran a los escorpiones haram, pero comer langostas como halal. Otros prohíben todos los animales que se arrastran, incluidos los insectos. [49] [50]

Dentro del judaísmo, la mayoría de los insectos no se consideran kosher, con la disputada excepción de unas pocas especies de "langostas kosher" que son aceptadas por ciertas comunidades. [51]

El nutricionista de salud pública Alan Dangour ha argumentado que la entomofagia a gran escala en la cultura occidental enfrenta barreras "extremadamente grandes", que "quizás en la actualidad incluso probablemente sean insuperables". [52] Existe un disgusto generalizado por la entomofagia en Occidente, la imagen de los insectos como "inmundos y portadores de enfermedades" ha habido ciertas excepciones individuales notables, por ejemplo, la celebridad Angelina Jolie ha sido ampliamente representada cocinando y comiendo "insectos" artrópodos. incluyendo una araña y un escorpión, pero hay pocas señales de que esto sea algo más que el caso de una sola celebridad que intenta experimentar una perspectiva global más amplia, ni que la propia Jolie coma insectos como una parte principal de su dieta, en lugar de hacerlo experimentalmente. o por el valor publicitario inherente a dicha actividad. [53] El antropólogo Marvin Harris ha sugerido que la ingesta de insectos es un tabú en culturas que tienen otras fuentes de proteínas que requieren más trabajo para obtenerlas, como las aves de corral o el ganado, aunque hay culturas que presentan tanto la cría de animales como la entomofagia. Se pueden encontrar ejemplos en Botswana, Sudáfrica y Zimbabwe, donde coexisten fuertes tradiciones de cría de ganado con entomofagia de insectos como el gusano mopane. Además, las personas de culturas donde la entomofagia es común no son indiscriminadas en su elección de insectos, ya que los consumidores tailandeses de insectos perciben los insectos comestibles que no se consumen en su cultura de manera similar a los consumidores occidentales. [54]

Ventajas de comer insectos Editar

Evaluaciones recientes del potencial de la entomofagia a gran escala han llevado a algunos expertos a sugerir insectos como una fuente de proteína alternativa potencial al ganado convencional, citando posibles beneficios que incluyen una mayor eficiencia, menor uso de recursos, mayor seguridad alimentaria y sostenibilidad ambiental y económica. [55] [56] [57] [58]

Seguridad alimentaria Editar

El papel principal de la entomofagia en la seguridad alimentaria humana está bien documentado. [57] Si bien se necesita más atención para evaluar completamente el potencial de los insectos comestibles, estos brindan una fuente natural de carbohidratos esenciales, proteínas, grasas, minerales y vitaminas, ofreciendo una oportunidad para cerrar la brecha en el consumo de proteínas entre las naciones pobres y ricas y también para aligerar la huella ecológica. [57] Muchos insectos contienen abundantes reservas de lisina, un aminoácido deficiente en la dieta de muchas personas que dependen en gran medida de los cereales. [59] Algunos argumentan que la combinación de la creciente presión sobre el uso de la tierra, el cambio climático y la escasez de granos alimenticios debido al uso del maíz como materia prima para biocombustibles provocará serios desafíos para los intentos de satisfacer la demanda futura de proteínas. [56]

La primera publicación que sugirió que los insectos comestibles podrían aliviar los problemas de la escasez mundial de alimentos fue la de Meyer-Rochow en 1975. [60] Los insectos como alimento y pienso han surgido como un tema especialmente relevante en el siglo XXI debido al aumento del costo de los animales. proteína, inseguridad alimentaria y animal, presiones ambientales, crecimiento de la población y creciente demanda de proteínas entre las clases medias. [61] En la Conferencia Internacional sobre Bosques para la Seguridad Alimentaria y la Nutrición de 2013, [62] la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación publicó una publicación titulada Insectos comestibles: perspectivas futuras para la seguridad alimentaria y de los piensos describiendo la contribución de los insectos a la seguridad alimentaria. [61] Muestra los muchos usos nuevos tradicionales y potenciales de los insectos para el consumo humano directo y las oportunidades y limitaciones para cultivarlos como alimento y pienso. Examina el cuerpo de la investigación sobre temas como la nutrición de insectos y la seguridad alimentaria, el uso de insectos como alimento para animales y el procesamiento y preservación de insectos y sus productos. [61]

Cultivo de insectos a pequeña escala / Miniproductos Editar

El cultivo intencional de insectos y artrópodos comestibles para la alimentación humana, al que se hace referencia como "mini ganado", está surgiendo ahora en la cría de animales como un concepto ecológicamente racional. Varios análisis han encontrado que la cría de insectos es una alternativa más respetuosa con el medio ambiente que la ganadería animal tradicional. [55] [63]

En Tailandia, dos tipos de insectos comestibles (larvas de grillo y picudo de las palmeras) se cultivan comúnmente en el norte y el sur, respectivamente. [64] Los enfoques de cría de grillos en todo el noreste son similares y las técnicas de cría no han cambiado mucho desde que se introdujo la tecnología hace 15 años. La cría de grillos en pequeña escala, que involucra un pequeño número de tanques de cría, rara vez se encuentra hoy en día y la mayoría de las granjas son empresas de mediana o gran escala. Se han establecido cooperativas comunitarias de criadores de grillos para difundir información sobre cuestiones técnicas de agricultura, comercialización y negocios, particularmente en el noreste y norte de Tailandia. La cría de grillos se ha convertido en un importante sector de la cría de animales y es la principal fuente de ingresos para varios agricultores. En 2013, hay aproximadamente 20.000 granjas que operan 217.529 corrales de cría. [64] La producción total durante los últimos seis años (1996-2011) ha promediado alrededor de 7.500 toneladas por año. [ cita necesaria ]

En el mundo occidental, empresas de tecnología agrícola como Tiny Farms [65] se han fundado con el objetivo de modernizar las técnicas de cría de insectos, permitiendo la escala y las ganancias de eficiencia necesarias para que los insectos desplacen otras proteínas animales en el suministro de alimentos humanos. La primera granja de insectos domésticos, LIVIN Farms Hive, ha sido recientemente puesta en marcha con éxito y permitirá la producción de 200-500g de gusanos de la harina por semana, un paso hacia un sistema de producción nacional más distribuido. [ cita necesaria ]

Alimentos terapéuticos Editar

En 2012, el Dr. Aaron T. Dossey anunció que su empresa, All Things Bugs, había sido nombrada ganadora de Grand Challenges Explorations por la Fundación Bill & amp Melinda Gates. [66] Grand Challenges Explorations proporciona financiación a personas con ideas para nuevos enfoques de la salud pública y el desarrollo. El proyecto de investigación se titula "Bichos buenos: alimentos sostenibles para la malnutrición en los niños". [66] El director de nutrición pediátrica de la Universidad de Alabama en Birmingham, Frank Franklin, ha argumentado que, dado que las bajas calorías y las proteínas son las principales causas de muerte para aproximadamente cinco millones de niños al año, la proteína de insectos se formula en un alimento terapéutico listo para usar. similar a Plumpy'Nut de Nutriset podría tener potencial como una solución relativamente económica para la desnutrición. [52] En 2009, el Dr. Vercruysse de la Universidad de Ghent en Bélgica propuso que la proteína de insecto se puede utilizar para generar hidrolizados, ejerciendo actividad inhibidora de la ECA y antioxidante, que podría incorporarse como un ingrediente multifuncional en alimentos funcionales. Además, los insectos comestibles pueden proporcionar una buena fuente de grasas insaturadas, lo que ayuda a reducir la enfermedad coronaria. [7]

Cultivo indígena Editar

Los insectos comestibles pueden brindar ventajas económicas, nutricionales y ecológicas a las poblaciones indígenas que los crían. [67] Por ejemplo, el gusano mopane de Sudáfrica proporciona un "taxón insignia" para la conservación de los bosques de mopane. Algunos investigadores han argumentado que los insectos comestibles brindan una oportunidad única para la conservación de insectos al combinar cuestiones de seguridad alimentaria y conservación de bosques a través de una solución que incluye el manejo apropiado del hábitat y el reconocimiento de los conocimientos y empresas tradicionales locales. [67] Las culturas de África han desarrollado interacciones únicas con los insectos como resultado de sus prácticas y costumbres tradicionales de gestión ecológica. Sin embargo, Patrick Durst, oficial superior de silvicultura de la FAO, afirma que "entre los administradores forestales, hay muy poco conocimiento o apreciación del potencial de manejo y recolección de insectos de manera sostenible. Por otro lado, los habitantes tradicionales de los bosques y las personas que dependen de los bosques a menudo poseen un conocimiento notable de los insectos y su manejo ". [68]

Asimismo, Julieta Ramos-Elorduy ha manifestado que las poblaciones rurales, que principalmente "buscan, recolectan, reparan, comercializan y almacenan este importante recurso natural", no exterminan las especies que son valiosas para su vida y sustento. [9] Según la FAO, muchos expertos ven oportunidades de ingresos para la población rural involucrada en el cultivo. Sin embargo, adaptar la tecnología alimentaria y las normas de seguridad a los alimentos a base de insectos mejoraría estas perspectivas al proporcionar una base legal clara para los alimentos a base de insectos. [68]

Cosecha de plagas Editar

Algunos investigadores han propuesto la entomofagia como solución a la incoherencia política creada por la agricultura tradicional, mediante la cual se crean condiciones que favorecen a unas pocas especies de insectos, que luego se multiplican y se denominan "plagas". [56] En algunas partes de México, el saltamontes Sphenarium purpurascens está controlado por su captura y uso como alimento. Estas estrategias permiten disminuir el uso de plaguicidas y crean una fuente de ingresos para los agricultores por un total de casi US $ 3000 por familia. Dejando a un lado el impacto ambiental, algunos argumentan que el uso de pesticidas es económicamente ineficiente debido a la destrucción de insectos que pueden contener hasta un 75 por ciento de proteína animal para salvar cultivos que no contienen más del 14 por ciento de proteína. [56]

Beneficios ambientales Editar

Los métodos de asimilación de materia y transporte de nutrientes utilizados por los insectos hacen que el cultivo de insectos sea un método más eficiente para convertir material vegetal en biomasa que la cría de ganado tradicional. Se necesita más de 10 veces más material vegetal para producir un kilogramo de carne que un kilogramo de biomasa de insectos. [56] El uso espacial y los requisitos de agua son solo una fracción de los necesarios para producir la misma masa de alimentos que la ganadería. La producción de 150 g de carne de saltamontes requiere muy poca agua, mientras que el ganado necesita 3290 litros para producir la misma cantidad de carne. [69] Esto indica que se podría esperar un menor uso de los recursos naturales y la tensión del ecosistema de los insectos en todos los niveles de la cadena de suministro. [56] Los insectos comestibles también muestran ciclos de crecimiento y reproducción mucho más rápidos que el ganado tradicional. Un análisis de la intensidad de carbono de cinco especies de insectos comestibles realizado en la Universidad de Wageningen, Países Bajos, encontró que "la ganancia diaria promedio (ADG) de las cinco especies de insectos estudiadas fue de 4.0 a 19.6 por ciento, siendo el valor mínimo de este rango cercano a el 3,2% informado para los cerdos, mientras que el valor máximo fue 6 veces mayor. En comparación con el ganado (0,3%), los valores de la ADG de insectos fueron mucho más altos ". Además, todas las especies de insectos estudiadas produjeron cantidades mucho menores de amoníaco que el ganado convencional, aunque se necesita más investigación para determinar el impacto a largo plazo. Los autores concluyen que los insectos podrían servir como una fuente de proteína dietética más respetuosa con el medio ambiente. [55]

Beneficios económicos Editar

Los insectos generalmente tienen una mayor eficiencia de conversión de alimentos que las carnes más tradicionales, medida como eficiencia de conversión de alimentos ingeridos o ECI. [70] Si bien muchos insectos pueden tener una proporción entre el aporte de energía y la producción de proteínas de alrededor de 4: 1, el ganado criado tiene una proporción más cercana a 54: 1. [71] Esto se debe en parte al hecho de que primero es necesario cultivar piensos para la mayoría del ganado tradicional. Además, los vertebrados endotérmicos (de sangre caliente) necesitan usar una cantidad significativamente mayor de energía solo para mantenerse calientes, mientras que las plantas o insectos ectotérmicos (de sangre fría) no lo hacen. [69] Un índice que puede utilizarse como medida es la eficiencia de conversión de los alimentos ingeridos en sustancias corporales: por ejemplo, solo el 10% de los alimentos ingeridos se convierte en sustancias corporales por el ganado de carne, frente al 19-31% por los gusanos de seda y 44% por cucarachas alemanas. Estudios sobre el cricket de la casa (Acheta domesticus) aportan más pruebas de la eficacia de los insectos como fuente de alimento. Cuando se criaron a 30 ° C o más y se les alimentó con una dieta de la misma calidad que la utilizada para criar ganado convencional, los grillos mostraron una conversión alimenticia dos veces más eficiente que los cerdos y pollos de engorde, cuatro veces más que las ovejas y seis veces más alta que los novillos. cuando se contabilizan las pérdidas en el porcentaje de corte y faenado de la canal. [20]

Los insectos se reproducen a un ritmo más rápido que los animales de carne. Una hembra de grillo puede poner de 1.200 a 1.500 huevos en tres o cuatro semanas, mientras que para la carne de res la proporción es de cuatro animales reproductores por cada animal de mercado producido. Esto le da a los grillos domésticos una verdadera eficiencia de conversión de alimentos casi 20 veces mayor que la de la carne de res. [20]

Beneficios nutricionales Editar

Los insectos como los grillos son una proteína completa (contiene los nueve aminoácidos esenciales) y contienen una cantidad más útil, comparable con la proteína de la soja, aunque menos que en la caseína (que se encuentra en alimentos como el queso). [72] Tienen fibra dietética e incluyen principalmente grasas insaturadas y contienen algunas vitaminas [73] y minerales esenciales. [74] [75]

Impactos de la agricultura animal Editar

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la ganadería hace una "contribución muy sustancial" al cambio climático, la contaminación del aire, la degradación de la tierra, el suelo y el agua, las preocupaciones por el uso de la tierra, la deforestación y la reducción de la biodiversidad. [76] El alto crecimiento e intensidad de la agricultura animal ha causado daños ecológicos en todo el mundo y se prevé que la producción de carne se duplique desde ahora hasta 2050, manteniendo el impacto ambiental del statu quo exigiría una reducción del 50 por ciento de los impactos por unidad de producción. Como afirma la FAO, la ganadería "emerge como uno de los dos o tres contribuyentes más importantes a los problemas ambientales más graves, en todas las escalas, desde el local hasta el mundial". [76] Algunos investigadores argumentan que el establecimiento de sistemas de producción sostenibles dependerá de un reemplazo a gran escala del ganado tradicional con insectos comestibles; tal cambio requeriría un cambio importante en las percepciones occidentales de los insectos comestibles, presión para conservar los hábitats restantes y un impulso económico. para sistemas alimentarios que incorporan insectos a la cadena de suministro. [58]

Emisión de gases de efecto invernadero Editar

En total, las emisiones del sector ganadero representan el 18 por ciento del total de emisiones antropógenas de gases de efecto invernadero [55], una proporción mayor que la del sector del transporte. [76] Utilizando la relación entre el crecimiento corporal realizado y la producción de carbono como indicador del impacto ambiental, las prácticas agrícolas convencionales conllevan impactos negativos sustanciales en comparación con la entomofagia. [55] El análisis de la Universidad de Wageningen encontró que el CO
2 La producción por kilogramo de ganancia de masa para las cinco especies de insectos estudiadas fue 39-129% la de los cerdos y 12-54% la de los bovinos. Este hallazgo corrobora la literatura existente sobre la mayor eficiencia de conversión alimenticia de los insectos en comparación con el ganado mamífero. Para cuatro de las cinco especies estudiadas, la emisión de GEI fue "mucho menor que la documentada para los cerdos cuando se expresa por kg de ganancia de masa y solo alrededor del 1% de la emisión de GEI de los rumiantes". [55]

Uso del suelo Editar

La ganadería es el mayor usuario antropogénico de la tierra. [76] El 26 por ciento de la superficie terrestre libre de hielo de la Tierra está ocupada por el pastoreo, mientras que la producción de cultivos forrajeros asciende al 33 por ciento del total de la tierra cultivable. La producción ganadera representa el 70 por ciento de todas las tierras agrícolas y el 30 por ciento de la superficie terrestre del planeta. Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, la actividad ganadera, como el pastoreo excesivo, la erosión y la compactación del suelo, ha sido la causa principal de la degradación del 20 por ciento de los pastizales y pastizales del mundo. [76] La ganadería es responsable del 64 por ciento de las emisiones de amoníaco provocadas por el hombre, que contribuyen significativamente a la lluvia ácida. [76] Por extensión, los desechos animales contribuyen a la contaminación ambiental a través de la nitrificación y acidificación del suelo. [55]

Contaminación del agua Editar

Según la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación, se espera que el 64 por ciento de la población mundial viva en cuencas con escasez de agua para 2025. Es probable que sea necesaria una reevaluación del uso humano y el tratamiento de los recursos hídricos para satisfacer las crecientes necesidades de la población. [76] La FAO sostiene que el sector ganadero es una fuente importante de contaminación del agua y pérdida de recursos de agua dulce:

El sector ganadero [. ] es probablemente la mayor fuente sectorial de contaminación del agua, lo que contribuye a la eutrofización, las zonas "muertas" en las zonas costeras, la degradación de los arrecifes de coral, los problemas de salud humana, la aparición de resistencia a los antibióticos y muchos otros. Las principales fuentes de contaminación son los desechos animales, los antibióticos y las hormonas, los productos químicos de las curtidurías, los fertilizantes y plaguicidas utilizados para los cultivos forrajeros y los sedimentos de los pastos erosionados. Las cifras globales no están disponibles, pero en los Estados Unidos, con la cuarta área terrestre más grande del mundo, el ganado es responsable de aproximadamente el 55 por ciento de la erosión y los sedimentos, el 37 por ciento del uso de pesticidas, el 50 por ciento del uso de antibióticos y un tercio de las cargas. de nitrógeno y fósforo en recursos de agua dulce. El ganado también afecta la reposición de agua dulce al compactar el suelo, reducir la infiltración, degradar las orillas de los cursos de agua, secar las llanuras aluviales y bajar los niveles freáticos. [76]

Potencial como alimento alternativo para mascotas Editar

Existe la posibilidad de que los insectos se utilicen como fuente de proteínas en alimentos para mascotas a base de insectos. Las nuevas fuentes de proteínas tienen posibles beneficios para las mascotas con tractos gastrointestinales sensibles o alergias alimentarias, ya que el cuerpo del animal no reconoce las proteínas y, por lo tanto, es menos probable que causen irritación. [77] También se ha demostrado que los insectos tienen una alta palatibilidad tanto para animales de compañía como para ganado. [78] Tienen un buen perfil de aminoácidos y también contienen muchos nutrientes esenciales para los animales de compañía. También se ha demostrado que los insectos tienen una alta digestibilidad en las mascotas. [79] Se han realizado estudios para evaluar la calidad de las proteínas de los insectos de uso común y sus valores de nutrientes en comparación con las proteínas tradicionales de los alimentos para mascotas. [80]

Desventajas Editar

Deterioro Editar

Las bacterias formadoras de esporas pueden estropear las proteínas de insectos tanto crudas como cocidas, amenazando con causar intoxicación alimentaria. Si bien los insectos comestibles deben procesarse con cuidado, existen métodos sencillos para evitar el deterioro. Se recomienda hervir antes de la refrigeración, el secado, la acidificación o el uso en alimentos fermentados también parecen prometedores. [81]

Reacciones alérgicas Editar

Las reacciones alérgicas adversas son un peligro potencial del consumo de insectos. [82] La reactividad cruzada entre insectos comestibles y crustáceos se identificó como clínicamente relevante en una revisión. [83] Un estudio sobre la prevalencia de alergias a insectos comestibles en Tailandia indicó que:

Aproximadamente el 7,4% de las personas experimentaron una reacción adversa indicativa de una alergia a los insectos comestibles y el 14,7% de las personas experimentaron múltiples reacciones adversas indicativas de una alergia a los insectos comestibles. Además, aproximadamente el 46,2% de las personas que ya padecen una alergia alimentaria conocida también experimentaron síntomas indicativos de una reacción alérgica después del consumo de insectos. [84]

Toxicidad Editar

En general, muchos insectos son herbívoros y menos problemáticos que los omnívoros. Es aconsejable cocinar en circunstancias ideales, ya que pueden estar presentes los parásitos preocupantes. Pero el uso de pesticidas puede hacer que los insectos no sean aptos para el consumo humano. Los herbicidas pueden acumularse en los insectos por bioacumulación. Por ejemplo, cuando los brotes de langostas se tratan mediante fumigación, la gente ya no puede comerlos. Esto puede plantear un problema, ya que las propias langostas han consumido plantas comestibles. [20]

En algunos casos, los insectos pueden ser comestibles independientemente de su toxicidad. En la región italiana de Carnia, los niños se han comido polillas de la familia Zygaenidae a pesar de su potencial toxicidad. Se sabe que las polillas producen precursores de cianuro de hidrógeno tanto en larvas como en adultos. Sin embargo, los cultivos de polillas adultas contienen sustancias químicas cianogénicas en cantidades extremadamente bajas junto con altas concentraciones de azúcar, lo que hace Zygaena una conveniente fuente suplementaria de azúcar durante el comienzo del verano. Las polillas son muy comunes y fáciles de atrapar a mano, y el bajo contenido cianogénico hace Zygaena un manjar de temporada mínimamente arriesgado. [85]

El Departamento de Servicios de Salud de California informó de casos de intoxicación por plomo después del consumo de chapulines en noviembre de 2003. [86]

Objeciones éticas Editar

Se ha cuestionado la humanidad del consumo de insectos. Una objeción es el gran número de individuos criados y sacrificados por unidad de proteína, exacerbado por una alta tendencia a la mortalidad prematura, en comparación con otros alimentos de origen animal. [87] También se ha planteado como motivo de preocupación la posibilidad de que los insectos estén conscientes y, como resultado, experimenten dolor y sufrimiento. [88]

Sostenibilidad Editar

Se han expresado preocupaciones sobre la sostenibilidad del consumo de insectos, como la sobreexplotación debido a la recolección silvestre. [89] Los alimentos utilizados para alimentar a los insectos criados para el consumo también pueden tener una gran huella ambiental, que cuando se amplía, podría hacer que el consumo de insectos sea igualmente sostenible que las fuentes de proteínas tradicionales, anulando cualquier supuesto beneficio. [90] Además, los procesos de conservación de insectos comestibles, como la liofilización y la trituración, pueden consumir una gran cantidad de energía. [91]

Instrumentos de promoción y políticas Editar

La Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación ha mostrado interés en el desarrollo de la entomofagia en múltiples ocasiones. En 2008, la FAO organizó una conferencia para "discutir el potencial de desarrollo de insectos en la región de Asia y el Pacífico". [68] Según Durst, los esfuerzos de la FAO en entomofagia se centrarán en regiones en las que la entomofagia ha sido aceptada históricamente pero que recientemente ha experimentado una disminución en popularidad. [ cita necesaria ]

En 2011, la Comisión Europea emitió una solicitud de informes sobre el uso actual de insectos como alimento, con la promesa de que los informes de cada estado miembro de la Unión Europea servirían para informar propuestas legislativas para el nuevo proceso de alimentos para insectos. [92] Según NPR, la Unión Europea está invirtiendo más de 4 millones de dólares para investigar la entomofagia como fuente de proteína humana. [93]

El 13 de enero de 2021, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria anunció que la forma larvaria del escarabajo del gusano de la harina es segura para el consumo humano tanto en su forma completa como como aditivo en polvo. [94]


Grillo

Nuestros editores revisarán lo que ha enviado y determinarán si deben revisar el artículo.

Grillo, (familia Gryllidae), cualquiera de las aproximadamente 2.400 especies de insectos saltadores (orden Orthoptera) que se distribuyen en todo el mundo y son conocidos por el chirrido musical del macho. Crickets vary in length from 3 to 50 mm (0.12 to 2 inches). They have thin antennae, hind legs modified for jumping, three-jointed tarsal (foot) segments, and two slender abdominal sensory appendages (called cerci). The two forewings are stiff and leathery, and the two long, membranous hind wings are used in flying.

Male crickets produce musical chirping sounds by rubbing a scraper located on one forewing along a row of about 50 to 250 teeth on the opposite forewing. The frequency of the chirps depends on the number of teeth struck per second and varies from 1,500 cycles per second in the largest cricket species to nearly 10,000 cycles per second in the smallest. The most common cricket songs are the calling song, which attracts the female the courtship, or mating, song, which induces the female to copulate and the fighting chirp, which repels other males. Both sexes have highly sensitive organs on the forelegs for sound reception. There is a direct relationship between the rate of cricket chirps and temperature, with the rate increasing with increasing temperature.

Most female crickets insert eggs into soil or plant stems with their long, slender ovipositors, sometimes causing serious plant damage. In northern latitudes most crickets mature and lay eggs in the fall. The nymphs hatch in the spring and become adults after 6 to 12 molts adults ordinarily live 6 to 8 weeks.

The field cricket (genus Gryllus) and the house cricket (Acheta, formerly Gryllus, domesticus) of the subfamily Gryllinae are stout-bodied and black or brown and often dig shallow burrows. They may feed on plants, animals, clothes, and each other. The field cricket (also called the black cricket) is common in fields and yards and sometimes enters buildings. The house cricket, introduced into North America from Europe, has a light-coloured head with dark cross bands and may be found in buildings and refuse heaps. Widely distributed, house and field crickets chirp day and night. They are used as fish bait in some countries and are also used in biology laboratories. Gryllus is often referred to in poetry and prose.

Ground crickets (subfamily Nemobiinae, or sometimes Gryllinae), approximately 12 mm long, are commonly found in pastures and wooded areas. Their song is a series of soft, high-pitched trills. The striped ground cricket (Nemobius vittatus) has three dark stripes on its abdomen.

Tree crickets (subfamily Oecanthinae) are white or green in colour and have transparent wings. Although tree crickets are beneficial to humans because they prey on aphids, the female injures twigs during egg placement. The song of most tree crickets is a long trill. The snowy tree cricket (Oecanthus fultoni) is popularly known as the thermometer cricket because the approximate temperature (Fahrenheit) can be estimated by counting the number of chirps in 15 seconds and adding 40. Tree- and bush-inhabiting crickets usually sing at night, whereas weed-inhabiting crickets sing both day and night.

Ant-loving crickets (subfamily Myrmecophilinae) are minute (3 to 5 mm long), wingless, and humpbacked. They live in ant nests. Wingless bush crickets (subfamily Mogoplistinae) are generally found on bushes or under debris in sandy tropical areas near water. They are slender crickets, 5 to 13 mm long, wingless or with small wings, and are covered with translucent scales that rub off easily. Sword-bearing, or winged bush, crickets (subfamily Trigonidiinae) are 4 to 9 mm long and brown and possess a sword-shaped ovipositor. They are characteristically found in bushes near a pond.

Crickets play a large role in myth and superstition. Their presence is equated with good fortune and intelligence harming a cricket supposedly causes misfortune. In East Asia male crickets are caged for their songs, and cricket fighting has been a favourite sport in China for hundreds of years.

Insects called crickets but not of the cricket family Gryllidae include the camel cricket, Jerusalem cricket, mole cricket, and pygmy sand cricket.

This article was most recently revised and updated by Alison Eldridge, Digital Content Manager.


Insecto

Los insectos también son la clase de animales invertebrados más desarrollada, con la excepción de algunos moluscos. Los insectos como las abejas, las hormigas y las termitas tienen estructuras sociales elaboradas en las que las diversas formas de actividad necesarias para la alimentación, el refugio y la reproducción de la colonia se dividen entre individuos especialmente adaptados para las diversas actividades. Además, la mayoría de los insectos alcanzan la madurez por metamorfosis más que por crecimiento directo. En la mayoría de las especies, el individuo pasa por al menos dos etapas distintas y diferentes antes de alcanzar su forma adulta.

En sus hábitos de vida y alimentación, los insectos presentan variaciones extremas. En ninguna parte es esto más evidente que en el ciclo de vida de varias especies. Así, la llamada langosta de 17 años madura en un período de 13 a 17 años. La mosca común común puede alcanzar la madurez en unos diez días, y ciertas avispas parásitas alcanzan su forma madura siete días después de la puesta de los huevos. En general, los insectos se adaptan con mucha precisión a los entornos en los que viven, y muchas especies dependen de una sola variedad de planta, por lo general se alimentan de una parte específica de la planta, como las hojas, el tallo, las flores o las raíces. La relación entre el insecto y la planta es frecuentemente necesaria para el crecimiento y la reproducción de la planta, como ocurre con las plantas que dependen de los insectos para la polinización. Varias especies de insectos no se alimentan de plantas vivas, sino que actúan como carroñeros. Algunas de estas especies viven de materia vegetal en descomposición y otras de excrementos o cadáveres de animales. Las actividades de los insectos carroñeros aceleran la descomposición de todo tipo de materia orgánica muerta.

Ciertos insectos también exhiben depredación o parasitismo, ya sea alimentándose de otros insectos o existiendo sobre o dentro de los cuerpos de insectos u otros huéspedes animales. Los insectos parásitos a veces son parásitos de insectos parásitos, un fenómeno conocido como hiperparasitismo. En algunos casos, un insecto puede ser parásito de un parásito secundario. Algunas especies de insectos, aunque no son estrictamente parásitos, viven a expensas de otros insectos, con los que se asocian estrechamente. Un ejemplo de esta forma de relación es el de la polilla de la cera, que vive en las colmenas de abejas y se alimenta del panal que producen las abejas. A veces, la relación entre dos especies es simbiótica. Así, las colonias de hormigas proporcionan alimento para ciertos escarabajos que viven con ellas y, a cambio, las hormigas consumen los fluidos que han sido secretados por los escarabajos.

Insectos sociales
Una de las formas más interesantes de comportamiento de los insectos la exhiben los insectos sociales, que, a diferencia de la mayoría de las especies de insectos, viven en grupos organizados. Los insectos sociales incluyen alrededor de 800 especies de avispas, 500 especies de abejas, hormigas y termitas. Característicamente, una sociedad de insectos está formada por un padre o padres y una gran cantidad de descendientes. Los miembros individuales de la sociedad se dividen en grupos, cada uno de los cuales tiene una función especializada y, a menudo, exhibe estructuras corporales marcadamente diferentes. Para una discusión sobre la organización de las sociedades típicas de insectos, vea los artículos sobre los insectos mencionados anteriormente.

Todos los insectos tienen tres pares de patas, cada par crece en una parte diferente del tórax, llamada, de adelante hacia atrás, protórax, mesotórax y metatórax. Muchas larvas tienen, además, varios pares de apéndices parecidos a patas llamados puntales o prolegs. Las formas de las patas varían, dependiendo de sus usos, pero todas las patas de los insectos están formadas por cinco partes. En los insectos alados, las alas, generalmente cuatro, crecen desde el tórax entre el mesotórax y el metatórax. Las membranas superior e inferior de las alas cubren una red de tubos esclerotizados, llamados venas, que endurecen el ala. El patrón de las venas de las alas es característico de la mayoría de las especies de insectos y los entomólogos lo utilizan ampliamente como base para la clasificación.

El abdomen de los insectos suele tener 10 u 11 segmentos claramente definidos. En todos los casos, la abertura anal se encuentra en el último segmento en algunas especies, como las efímeras, un par de palpadores, llamados cerci, también está presente en este segmento. El abdomen carece de piernas. En los insectos hembras, contiene el órgano de puesta de huevos, u ovipositor, que puede modificarse en una picadura, sierra o taladro para depositar los huevos en los cuerpos de plantas o animales. Los órganos sexuales de los insectos surgen de los segmentos octavo y noveno del abdomen.

Los insectos tienen un esqueleto externo más que interno, este exoesqueleto es un tegumento rugoso formado por el endurecimiento de la capa externa del cuerpo a través de la impregnación con pigmentos y la polimerización de proteínas, un proceso conocido como esclerotización. El exoesqueleto de las articulaciones no se esclerotiza y, por lo tanto, permanece flexible.

Vuelo
La mayoría de los insectos poseen alas durante al menos parte de sus ciclos de vida. Las alas de los insectos son grandes pliegues en el exoesqueleto compuestos por dos láminas de cutícula impregnadas de venas rígidas de soporte. Las alas están impulsadas por dos conjuntos de músculos que impulsan independientemente el movimiento ascendente y descendente del movimiento del ala. La frecuencia de los batidos de las alas varía de 4 latidos por segundo en las mariposas a casi 1000 latidos por segundo en algunos mosquitos.

Las alas de los insectos no solo se mueven hacia arriba y hacia abajo, sino que también se mueven hacia adelante y hacia atrás en una elipse o patrón en forma de ocho que proporciona tanto elevación como empuje. Dada su forma, velocidad y patrón de golpes, nunca se ha entendido claramente cómo las alas de los insectos pueden generar suficiente sustentación para sostener el vuelo. Recientemente, los científicos descubrieron que los insectos generan un vórtice, o movimiento de aire en espiral, a lo largo del borde de ataque de sus alas. Este vórtice fluye hacia la punta del ala en espirales cada vez mayores. El cilindro de aire que gira sobre el insecto proporciona la elevación adicional que hace posible el vuelo.

Respiración
Ciertas especies de insectos respiran a través de la pared del cuerpo, por difusión, pero en general el sistema respiratorio de los miembros de esta clase consiste en una red de tubos, o tráqueas, que llevan el aire por todo el cuerpo a los pequeños tubos o tráqueas con los que todos los órganos del cuerpo se suministran. En las traqueolas, el oxígeno del aire se difunde en el torrente sanguíneo y el dióxido de carbono de la sangre se difunde en el aire. Las aberturas exteriores de las tráqueas se llaman espiráculos. Los espiráculos están situados a los lados del insecto y suelen ser 20 (10 pares), 4 en el tórax y 16 en el abdomen. Algunos insectos que respiran agua tienen estructuras parecidas a branquias.

Circulación
El sistema circulatorio de los insectos es simple. Toda la cavidad del cuerpo está llena de sangre que se mantiene en circulación mediante un simple corazón. Este corazón es un tubo, abierto en ambos extremos, que recorre todo el cuerpo debajo del exoesqueleto a lo largo de la espalda del insecto. Las paredes del corazón pueden contraerse para forzar la sangre hacia adelante a través del corazón y hacia la cavidad del cuerpo.


If all bugs are insects, but not all insects are bugs, how do you tell them apart?

Examples of insect proboscis - True bug (A), Ant (B) and Honeybee (C).

The key difference between true bugs and other insects is their mouth parts. True bugs suck. That’s right, the true bugs have specialized mouth parts used to suck juices. Mostly they suck fluids from plants, but there are some true bugs, like bed bugs, that feed on animals.

The sucking mouth part, called a proboscis (pro-boss-kiss), is different than that of other insects. Using a high power microscope, it is easy to see that true bugs have a mouth that looks and works differently than other insects. It actually looks like a long beak and works much like a straw you might use to drink from a juice box. If you look at the mouth parts of other insects with a beak-like proboscis, such as a honeybee or butterfly, you can see that the proboscis is retractable, by rolling it up. The proboscis of a true bug is not retractable. Insects with movable mouthparts allow them to move food from the source to their mouth. The proboscis of a true bug is more rigid and cannot be rolled up.


Mostrar / ocultar palabras para saber

Complete metamorphosis: a change in body form with four stages: egg, larva, pupa, and adult.

Exoskeleton: hard body covering. más

Instar: stages in the growth of a larva.

Larva: the second, "worm-like" stage in the life cycle of insects that undergo complete metamorphosis (like caterpillars).

Crisálida: resting stage during which tissues are reorganized from larval form to adult form. The pupa is the third body form in the life cycle of insects that undergo complete metamorphosis (like caterpillars).


Atrapados en casa, los científicos descubren 9 nuevas especies de insectos

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

Fotografía: Lisa González / Museo de Historia Natural del Condado de Los Ángeles

Para revisar este artículo, visite Mi perfil y luego Ver historias guardadas.

Cuando el Museo de Historia Natural del Condado de Los Ángeles cerró debido a la pandemia a mediados de marzo, Lisa González se dirigió a casa con la expectativa de estar de regreso en unas pocas semanas. Pero una vez que quedó claro que no volvería pronto, González, asistente del gerente de colección de entomología del museo, convirtió la sala de manualidades de su casa en un laboratorio improvisado. Luego comenzó a examinar miles de insectos que el museo había recolectado previamente a través de un proyecto de ciencia ciudadana.

Normalmente, González y otros biólogos usarían códigos de barras de ADN para identificar diferentes especies. Es un proceso de varios pasos que requiere algunas horas de preparación química y da resultados precisos. El secuenciador de ADN del museo utiliza un método llamado reacción en cadena de la polimerasa para amplificar el material genético de cada insecto, que luego se puede comparar con una referencia de códigos de barras de ADN existentes.

Con ese dispositivo en el museo, González cambió al instrumento analógico que ha servido a los biólogos desde el siglo XVII: un microscopio. “Definitivamente me hace apreciar lo que los científicos del pasado pudieron lograr con herramientas rudimentarias”, dice González. “No tengo una silla ergonómica en casa, no tengo un microscopio elegante. Todos sentimos aprecio por las cosas que damos por sentado ".

Usando un microscopio que se llevó a casa del laboratorio, González identificó docenas de especies de insectos al observar características como pelos diminutos o la forma de las alas de una mosca. También encontró algunos insectos inusuales que le entregó a su colega, Brian Brown, el curador de entomología del museo. Usando un estereoscopio Leica más grande que sacó de la oficina, así como un microscopio compuesto más pequeño que encontró en Craigslist, Brown descubrió nueve especies de moscas pequeñas, todas nuevas para la ciencia. "Siempre es genial encontrar cosas nuevas, y es uno de los grandes placeres de este trabajo", dice Brown. "No es solo encontrar cosas nuevas ligeramente diferentes, encontramos cosas extravagantemente diferentes todo el tiempo".

Los insectos, en su mayoría pequeñas moscas, avispas y moscas con forma de avispa, se recolectaron a través del proyecto BioSCAN, que comenzó en 2012 con trampas para insectos colocadas en 30 sitios en Los Ángeles, principalmente en patios traseros o espacios públicos. La pareja reclutó voluntarios que luego fueron entrenados en cómo usar las "trampas Malaise", que se asemejan a tiendas de campaña para dos personas que obligan a los insectos a volar hacia las redes recolectoras antes de que los voluntarios puedan ponerlos en viales.

A pesar de que Los Ángeles es un revoltijo de culturas de todo el mundo, se han realizado muy pocas investigaciones sobre su vida silvestre urbana, especialmente los insectos que viven en la amplia cuenca. El proyecto BioSCAN comenzó cuando Brown apostó a un administrador del museo que podría encontrar una nueva especie de insecto en su patio trasero en el oeste de Los Ángeles. Lo hizo y el proyecto despegó. En sus primeros tres años, Brown y el recolector del patio trasero descubrieron 30 nuevas especies de insectos y publicaron sus resultados. El equipo del museo encontró otras 13 especies nuevas en los últimos dos años, además de que él y el personal han descubierto nueve más desde el cierre de la pandemia.

Aunque los participantes de BioSCAN no han recolectado ningún insecto nuevo desde noviembre, el arduo trabajo de identificar miles de especímenes individuales ha continuado durante el cierre de Covid-19. Es el equivalente científico de limpiar sus armarios: tedioso pero, en última instancia, gratificante.

"No podemos ir al laboratorio en este momento, así que volvemos a identificar cosas con microscopios y buscamos características que son difíciles de ver", dice Brown. “Estas tareas que requieren mucho tiempo se enfrentan a personas que tienen mucho tiempo. Los insectos miden 2 milímetros de largo, con genitales diminutos. La identificación de una de esas muestras mediante la morfología puede llevar 10 minutos o 20 minutos ".

Las nueve nuevas especies son todas moscas foridas, algunas de las cuales son conocidas por su capacidad para atravesar superficies o entrar en ataúdes para consumir cadáveres. Brown y González también han encontrado moscardones, parásitos de ratas y moscas avispas. Probablemente llegaron de América Central, tal vez haciendo autostop en una planta con flores o un trozo de comida.

Con la ayuda de decenas de miles de insectos recolectados a través del proyecto BioSCAN, a lo largo de los años, Brown y González han ampliado la estimación de especies de insectos conocidas en la cuenca de Los Ángeles de 3.500 durante el último censo en 1993 a alrededor de 20.000 en la actualidad. “Hemos analizado 100.000 especímenes del área de Los Ángeles”, dice Brown sobre las moscas phorid. "Me sorprende la magnitud de las nuevas especies con las que seguimos encontrándonos". En su propia trampa para insectos en el patio trasero, Brown ha encontrado varias especies extrañas, incluida una clase de mosca que se siente atraída por el humo (probablemente proveniente de incendios forestales cercanos) y otra a la que le gusta el aroma del jazmín que florece en la noche.

González dice que el cierre y el posterior trabajo en el hogar también han puesto de relieve la biodiversidad ecológica que existe en los barrios urbanos. "Tenemos una diversidad increíble y nuevas especies viviendo bajo nuestras narices", dice. “Eso es algo que la mayoría de la gente no se da cuenta. Incluso los insectos que nos sorprendió ver, no tenía idea de que tenemos moscas mantis en Los Ángeles ". (Las moscas mantis parecen una especie de cruce entre una mantis religiosa y una avispa, aunque en realidad no son ninguna de las dos y se encuentran más comúnmente en hábitats tropicales).

González continúa trabajando desde casa con la ayuda de su sobrino de 5 años, quien le ha proporcionado su propio microscopio. Espera que su laboratorio de conteo de insectos vuelva a ser su espacio de costura, donde elabora disfraces para eventos de cosplay de terror y ciencia ficción a los que ella y su pareja no asisten.

Brown también se ha cansado del mundo del trabajo desde casa. Volver a la colección del museo y a los modernos instrumentos científicos de su laboratorio no puede suceder lo suficientemente pronto. “Cuando empiezas a trabajar en casa, piensas: 'Esto es genial porque no hay distracciones y puedo sacar una docena de papeles'”, dice Brown. “Pero es asombroso cómo tener un lugar donde ir a trabajar concentra sus esfuerzos y atención. Es importante tener personas con las que interactuar y trabajar, y tener la colección de insectos como referencia ".

Actualizado el 23/6/2020 12:00 pm ET: Esta historia se actualizó para aclarar que el microscopio que usó González pertenecía al laboratorio de que las nueve nuevas especies son moscas phorid y que Brown y González han elevado la estimación, no el recuento, de especies de insectos en la cuenca de Los Ángeles.


Terrestrial invertebrates

The problems facing invertebrates over winter can be broken down into two categories:

One problem during winter is a lack of food - most of the trees and shrubs have lost their leaves and there is little if any sap running in twigs. This means herbivorous insects (insects that feed on plants) have to find a way to live without food for months. To do this they enter a dormant (inactive) state like a deep sleep with all their metabolic (body) processes slowed down.

In winter this state is called hibernation. When insects use the same trick to avoid a hot dry period in summer (for example, in Africa or India) it is called estivación. Of course, no herbivores means no food for the carnivores (animals that eat other animals) so the carnivorous insects and spiders also have to survive winter without food.

The Winter Moth (Operophtera brumata) is one of several moths that can fly even when temperatures approach 0°C.
Photograph by Olaf Leillinger licensed under Creative Commons.

Like everything in nature there are exceptions to these rules, and not all insects hibernate over winter. Some exceptions are the moths you occasionally see at night such as the Winter Moth (Operophtera brumata) and the December Moth (Poecilocampa populi) that can both fly at temperatures close to zero. Other exceptions are the many Collembola which don't seem to mind the cold and are often seen hopping around on the surface of snow.

A third exception are some Linyphiid spiders. About 9% of spiders in relatively mild areas remain active throughout winter. These are nearly all Linyphiids who can still make a web at temperatures as low as -1°C. They feed mainly on Collembola, but even they freeze and die if the temperature gets down to -7°C.

Cold weather

How do terrestrial invertebrates survive the freezing conditions? There are several ways:

Avoid the cold weather

One way to avoid cold weather is to migrate to a warmer climate and return after winter. Perhaps the best example of this is the Monarch butterfly (Danaus plexippus) in North America.

Monarch butterflies migrate south from North America every year and overwinter in Mexico or in California, USA. For some individuals this migration is roughly 3,000 miles. In their overwintering sites the butterflies gather in trees in huge numbers. In spring the butterflies migrate back again.

Monarch butterflies (Danaus plexippus) gather in huge numbers in trees in Santa Cruz California to overwinter. Photograph by Mila Zinkova, used under GFDL

The second method of avoiding cold weather is to burrow down into the soil or leaf litter. Being in the soil is similar to being in water and is much warmer than being on the surface. Spending winter deep in the soil means that you not only avoid the cold but also the chilly winds and the beaks of hungry birds.

Many invertebrates overwinter in the soil. In areas where it snows regularly the snow can act like a giant blanket keeping away the worst of the winter weather. Another favourite place to avoid both chilling winds and the probing beaks of birds is beneath the bark of trees. Occasionally the cold weather can still reach insects under bark and those in the soil.

Protect yourself against the cold weather

Some invertebrates use their body fluids to protect themselves against the cold. This protection comes in two forms:

  1. Freeze tolerant invertebrates are those that can survive being frozen solid. Invertebrates survive the freezing by controlling where ice crystals form within their bodies. Although the ice crystals form inside the body of the invertebrate they do not damage the cells and organs of the animal. When the weather gets warmer the crystals melt and the invertebrate becomes active again.
  2. Freeze intolerant invertebrates are those that use special "anti-freeze" chemicals to stop themselves freezing. These chemicals are called polyhydroxy alcohols and they work with other components of the invertebrate's body fluids (thermal hysteresis proteins) to prevent ice forming inside the insect.

Freeze intolerance is usually a strategy used by invertebrates found in cool to mildly cold climes. Freeze tolerance is used in really cold areas.

The "anti-freeze" chemicals are found in both freeze tolerant and freeze intolerant invertebrates. The freeze tolerant insects use these chemicals to prevent ice crystals forming inside their cells whilst the haemolymph around them freezes. Freeze intolerant insects use the chemicals to try and prevent freezing altogether. However, if the temperature drops too low then they can't stop ice crystals forming inside their cells and this can kill both freeze tolerant and freeze intolerant invertebrates.

By stopping ice from forming an invertebrate can become "supercooled". Supercooling is when a liquid is cooled to a temperature below its freezing point and it does not freeze.

Freeze intolerant insects, those that rely on super cooling themselves without freezing, will freeze solid and die if the temperature drops below their supercooling point. In comparison, freeze tolerant insects still freeze solid but can survive this freezing. The supercooling point is the temperature below which an animal is unable to stop itself freezing despite the chemicals in its body.

A good example of an insect that is both freeze tolerant and has a low supercooling point is the beetle Pytho deplaratus. It can supercool (remain unfrozen) to temperatures as cold as -54°C. If the temperature drops further it can still survive for a while because it is freeze tolerant and ice forms around its cells not within them.

Two more tricks invertebrates use are to reduce the amount of water in their body and also empty their gut of food. Emptying your gut of food works both to reduce your overall water content and to remove a possible source of ice crystal formation.

The strategies used by insects and other invertebrates to survive winter are many and varied. Fortunately the strategies work and, when the weather gets warmer, the insects return in great numbers.

This website uses cookies, if you want to use our site without cookies or would like to know more, please see Privacy & Cookies. If you continue to use this site we'll assume that you're happy with this.


Ver el vídeo: Este Insecto Provoca El DOLOR Más Insoportable que Existe, NO Creerás Cual Es.. (Agosto 2022).