En detalle

Máquinas simples, trabajo y energía.


En nuestra vida diaria, vivimos rodeados de máquinas. Es muy común encontrar máquinas de todo tipo, desde las más simples hasta las más complejas.

Usamos un abrelatas para abrir latas, cortar papel con tijeras, colgar cuadros en clavos fijados a la pared con martillos y sostener a los niños pequeños en los cochecitos.

Dependemos cada vez más de máquinas cada vez más complejas, como los vagones y trenes que utilizamos para ir a la escuela, el lugar de trabajo, etc.

Máquinas simples

Sabemos que las máquinas van desde las más simples hasta las más complejas. Las máquinas complejas son aquellas que utilizan dispositivos electrónicos en su composición, como los circuitos integrados. Un ejemplo de máquina compleja son las computadoras.

Los automóviles también utilizan recursos electrónicos y eléctricos, pero su funcionamiento se basa principalmente en piezas móviles: tirar, empujar, girar, etc .; En resumen, son partes móviles. Este tipo de operación, por lo tanto, está en el dominio de la mecánica.

Cada máquina tiene una o varias funciones. Comenzaremos a estudiar algunas máquinas que facilitan la actividad humana simplemente al permitirnos realizar una tarea con menos esfuerzo físico. Por ejemplo, cuando clavamos un clavo en la pared con un martillo, hacemos mucho menos esfuerzo del que necesitamos clavar con las manos desnudas, lo que ciertamente no pudimos hacer.

Llamaremos máquinas simples a aquellas que modifican y transmiten la acción de una fuerza para realizar algún movimiento. Abrelatas, martillo, tijeras, destornillador, alicates, cascanueces, carretilla, pinzas y cortaúñas son ejemplos de máquinas simples.

Las máquinas simples son aquellas que modifican y transmiten la acción de una fuerza para realizar algún movimiento.