Comentarios

¿Se obedece siempre la segunda ley de Mendel?


El descubrimiento de que los genes se encuentran en los cromosomas ha creado un estancamiento en la comprensión de la segunda ley de Mendel.

Como hemos visto, según esta ley, dos o más genes no alelos se segregan de forma independiente siempre que se encuentren en cromosomas diferentes. Sin embargo, surge un problema. Mendel afirmó que los genes relacionados con dos o más rasgos siempre tuvieron una segregación independiente. Si esta premisa fuera cierta, entonces habría un cromosoma para cada gen.

Si consideramos que hay una multitud de genes, entonces habría una cantidad asombrosa de cromosomas dentro de una célula, lo cual no es cierto. Por lo tanto, como hay relativamente pocos cromosomas en el núcleo de las células y numerosos genes, es intuitivo concluir que en cada cromosoma hay una multitud de genes, responsables de las numerosas características típicas de cada especie. Decimos que estos genes presentes en el mismo cromosoma están unidos o en enlace e ir juntos para formar gametos.

Entonces la segunda ley de Mendel no siempre obedecidosimplemente para que los genes se ubiquen en el mismo cromosoma, es decir, están en enlace.

Vinculación

Genes unidos en el mismo cromosoma

T. H. Morgan y sus colaboradores trabajaron con la mosca de la fruta, Drosophila melanogaster, y realizaron cruces donde estudiaron dos o más pares de genes, verificando que, de hecho, la segunda ley de Mendel no siempre fue obedecida. Llegaron a la conclusión de que estos genes no estaban en cromosomas diferentes sino que estaban en el mismo cromosoma (en enlace).

Una de las cruces de Morgan

En uno de sus experimentos, Morgan cruzó moscas salvajes de cuerpo gris con alas largas con mutantes de cuerpo negro y alas cortas (llamadas alas vestigiales). Todos los descendientes de F1 tenía un cuerpo gris y alas largas, lo que demuestra que el gen que condiciona el cuerpo gris (P) domina lo que determina el cuerpo negro (p)al igual que el gen de ala larga (V) es dominante sobre el (v) que condiciona la aparición de alas vestigiales.

Morgan luego cruzó descendencia de F1 con doble recesivo (es decir, cruces de prueba realizados). Para Morgan, los resultados de los cruces de prueba revelarían si los genes estaban ubicados en diferentes cromosomas (independientes de la segregación) o en el mismo cromosoma (enlace).

Sorprendentemente, sin embargo, ninguno de los resultados esperados se obtuvieron. La separación y el recuento de los descendientes de F2 reveló el siguiente resultado:

  • 41.5% de moscas con cuerpo gris y alas largas;
  • 41.5% de las moscas con cuerpo negro y alas vestigiales;
  • 8.5% vuela con cuerpo negro y alas largas;
  • 8.5% de las moscas con cuerpo gris y alas vestigiales.

Al analizar este resultado, Morgan se convenció de que los genes P y V estaban ubicados en el mismo cromosoma. Si estuvieran ubicados en diferentes cromosomas, la proporción esperada sería diferente (1: 1: 1: 1). Sin embargo, la pregunta permaneció: ¿cómo explicar la aparición de fenotipos de cuerpo gris / alas vestigiales y fenotipos de cuerpo negro / alas largas?

La respuesta no fue difícil de obtener. Para entonces, el proceso de meiosis ya era bastante claro. En 1909, el citólogo F. A. Janssens (1863-1964) describió el fenómeno cromosómico conocido como permutación o cruzando, que ocurre durante la meiosis profase I y consiste en el intercambio de fragmentos entre cromosomas homólogos.

En 1911, Morgan utilizó esta observación para concluir que los fenotipos de cuerpo gris / alas vestigiales y cuerpo negro / alas largas eran recombinantesy debido a la aparición de cruzando