En detalle

Anatomía comparada


El ala de un pájaro, la aleta anterior de un delfín y el brazo de un hombre, aunque muy diferentes, tienen una estructura ósea y muscular muy similar.

La similitud puede explicarse suponiendo que estos seres tenían ancestros comunes de los cuales heredaron un plano básico de estructura corporal.

El parentesco evolutivo entre aves y mamíferos, por ejemplo, también explica las similitudes entre los órganos internos de estos animales. El corazón y el sistema circulatorio y nervioso, entre otros, están formados por las mismas partes básicas.

Similitudes embrionarias

Las similitudes entre los embriones de ciertos grupos de animales son incluso mayores que las similitudes encontradas en las formas adultas. Por ejemplo, es difícil distinguir embriones jóvenes de peces, ranas, tortugas, pájaros y humanos, todos pertenecientes al grupo de vertebrados. Esta similitud puede explicarse teniendo en cuenta que durante el proceso embrionario se describe el plano estructural básico del cuerpo, que todos heredaron de un ancestro común.

Órganos o estructuras homólogas.

Ciertos órganos o estructuras se desarrollan de manera muy similar en los embriones de todos los vertebrados. Son los órganos homólogos. Aunque tienen el mismo origen embrionario, los órganos homólogos pueden tener diferentes funciones, como el brazo humano y el ala de un pájaro, por ejemplo.

Órganos o estructuras similares

Si dos órganos o estructuras realizan la misma función pero tienen un origen embrionario diferente, se denominan análogos. Las alas de las aves y los insectos, por ejemplo, son estructuras similares: ambas sirven para volar, pero sus orígenes embrionarios son totalmente distintos.