En detalle

Estados físicos de la materia


Cuando nos referimos al agua, la idea que viene a la mente de inmediato es la de un líquido frío e incoloro. Cuando nos referimos al hierro, imaginamos un sólido duro. Ya el aire nos lleva a la idea de la materia en estado gaseoso.

Toda la materia que existe en la naturaleza se presenta en una de estas formas: sólida, líquida o gaseosa. Esto es lo que llamamos los estados físicos de la materia.

En estado sólido, las moléculas de agua están estrechamente "unidas" entre sí y se mueven muy poco: se "balancean", vibran pero no se alejan demasiado. No es fácil variar la forma y el volumen de un objeto sólido, como la madera de una puerta o el plástico del que está hecho un bolígrafo, por ejemplo.

El estado liquido Es intermedio entre sólido y gas. En él, las moléculas son más flojas y se mueven más que en estado sólido. Los cuerpos en estado líquido no mantienen una forma definida, sino que toman la forma del recipiente que los contiene, a medida que las moléculas se deslizan unas sobre otras. En la superficie plana y horizontal, la materia, cuando está en estado líquido, también permanece en forma plana y horizontal.

En estado gaseoso la materia está muy expandida y, a menudo, no podemos percibirla visualmente. Los cuerpos gaseosos no tienen volumen ni forma propia y también toman la forma del recipiente que los contiene. En el estado gaseoso, las moléculas se mueven más libremente que en el estado líquido, están mucho más separadas que en el estado sólido o líquido, y se mueven en todas las direcciones. A menudo hay colisiones entre ellos, que también chocan con la pared del contenedor en el que se encuentran. Es como las abejas atrapadas en una caja y volando en todas las direcciones.

En resumen: En estado sólido, las moléculas de agua vibran en posiciones fijas. En el estado líquido, las moléculas vibran más que en el estado sólido, pero dependen de la temperatura del líquido (cuanto más caliente, mayor es la vibración, hasta que se desprenden en el estado gaseoso, un fenómeno conocido como ebullición). En consecuencia, en el estado gaseoso (vapor) las moléculas vibran fuertemente y de manera desordenada.

Comprender los cambios en el estado físico