Comentarios

Contabilidad energética de la respiración aeróbica.


En la glucólisis hay un rendimiento directo de dos moléculas de ATP por moléculas de glucosa degradadas. También forman dos moléculas de NADH2 que, en la cadena respiratoria, proporcionan energía para la síntesis de de seis moléculas de ATP.

Durante el ciclo de Krebs, las dos moléculas de acetil-CoA conducen a la producción directa de dos moléculas de ATP. También forman también seis moléculas de NADH2 y dos moléculas FADH2 que, en la cadena respiratoria, proporcionan energía para la síntesis de dieciocho moléculas de ATP (para NAD) y cuatro moléculas de ATP (al ADF).

Por lo tanto, la contabilidad energética completa de la respiración aeróbica es: 2 + 6 + 6 + 2 + 18 + 4 = 38 ATP. El resumen de todos los pasos da como resultado la siguiente ecuación general:

1 C6H12El6 + 6 O2 + 38 ADP + 38 P 6 CO2 + 6H2O + 38 ATP

La importancia metabólica del ciclo de Krebs

Al estudiar la respiración aeróbica, partimos de moléculas de glucosa. Sin embargo, otras sustancias, como las proteínas y las grasas, también pueden servir como combustible energético. Una vez transformadas adecuadamente, estas sustancias producen moléculas de acetilo, el combustible básico del ciclo de Krebs.
El ciclo de Krebs es la etapa de respiración en la que el acetil-CoA de las moléculas de los alimentos se "desmonta" en CO2 y H2O, y la energía producida se usa en la síntesis de ATP.

Sin embargo, el ciclo de Krebs no solo participa en el metabolismo energético: a medida que se forman las diversas sustancias en el ciclo, parte de ellas se puede "desviar" y servirá como materia prima para la síntesis de sustancias orgánicas (anabolismo).

Por ejemplo, algunas de las sustancias utilizadas por las células para producir aminoácidos, nucleótidos y grasas provienen del ciclo de Krebs.

Vea la imagen a continuación para ver los pasos de la respiración celular y su ubicación: