Información

6.3: Cambio climático - Biología

6.3: Cambio climático - Biología



We are searching data for your request:

Forums and discussions:
Manuals and reference books:
Data from registers:
Wait the end of the search in all databases.
Upon completion, a link will appear to access the found materials.

GANCHO DEL CAPÍTULO

El icónico Gran Canal de Venecia, Italia, no necesita instrumentos de alta calidad para notar los efectos del cambio climático. El Gran Canal se construyó de manera que los niveles del agua se correlacionan directamente con el nivel del mar. Como tal, los escalones que conducen al canal se han convertido en los gobernantes de los cambios en el nivel del mar durante los cientos de años de su existencia. El último paso que conducía al canal reflejaba directamente el nivel del mar en el momento de la creación y, actualmente, el nivel del agua está a 3 pies por encima de este. En el último cuarto de siglo, el nivel del mar ha aumentado mucho más rápido de lo que se había medido anteriormente. Esto coloca a Venecia en una posición difícil para avanzar hacia un futuro en el que los científicos predicen que el nivel del mar seguirá aumentando, estimando que la ciudad estará bajo el agua para el 2100, junto con muchas otras ciudades costeras. Desafortunadamente, el aumento del nivel del mar es solo uno de los muchos resultados previstos del cambio climático global.

Figura ( PageIndex {a} ): Inundaciones en Venecia, Italia. Imagen de WorldIslandInfo.com en Wikimedia Commons (CC-BY2.0).

Cambio climático se refiere a cualquier cambio significativo en las medidas del clima que se prolongue durante un período de tiempo prolongado. En otras palabras, el cambio climático incluye cambios importantes en los patrones de temperatura, precipitación o viento, entre otros efectos, que ocurren durante varias décadas o más. Calentamiento global se refiere al aumento reciente y continuo de la temperatura media global cerca de la superficie de la Tierra. Es causada principalmente por concentraciones crecientes de gases de efecto invernadero en la atmósfera. El calentamiento global está provocando cambios en los patrones climáticos. Sin embargo, el calentamiento global en sí mismo representa solo un aspecto del cambio climático.

Un concepto erróneo común sobre el cambio climático global es que un evento meteorológico específico que ocurre en una región en particular (por ejemplo, una semana muy fría en junio en el centro de Indiana) es evidencia del cambio climático global. Sin embargo, una semana fría en junio es un evento relacionado con el clima y no con el clima. Estos conceptos erróneos a menudo surgen debido a la confusión sobre los términos clima y tiempo.

El clima se refiere a las condiciones atmosféricas predecibles a largo plazo de un área específica. El clima de un bioma se caracteriza por tener una temperatura constante y rangos de precipitación anual. El clima no aborda la cantidad de lluvia que cayó en un día en particular en un bioma o las temperaturas más frías que el promedio que ocurrieron en un día. Por el contrario, el clima se refiere a las condiciones de la atmósfera durante un corto período de tiempo. Los pronósticos meteorológicos generalmente se hacen para ciclos de 48 horas. Los pronósticos meteorológicos a largo plazo están disponibles, pero pueden ser poco fiables.

Para comprender mejor la diferencia entre el clima y el tiempo, imagine que está planeando un evento al aire libre en el norte de Wisconsin. Estarías pensando en clima cuando planifica el evento en el verano en lugar del invierno porque tiene conocimiento a largo plazo de que cualquier sábado en los meses de mayo a agosto sería una mejor opción para un evento al aire libre en Wisconsin que cualquier sábado de enero. Sin embargo, no puede determinar el día específico en el que debe realizarse el evento porque es difícil predecir con precisión el clima en un día específico. El clima puede considerarse un clima "promedio".


La tecnología climática está a punto de volar comercialmente

La contratación de contratistas privados para tomar muestras de los gases de efecto invernadero del aire es un aspecto importante de la investigación climática de la NOAA. Aquí, Paolo Wilczak pilotea un vuelo de muestreo sobre el sureste de Connecticut el 25 de abril de 2020, como parte de la misión de campo East Coast Outflow. El Laboratorio de Monitoreo Global espera agregar aviones civiles a su flota de muestreo. Paolo Wilczak, aviación científica

Una tecnología de seguimiento de gases de efecto invernadero está a punto de comercializarse. Los detectores de gases de efecto invernadero pronto tomarán vuelo en un Boeing 737-9 operado por Alaska Airlines, en un esfuerzo por ayudar a los científicos federales a obtener aún más información sobre cómo estamos cambiando el clima. Las herramientas medirían las concentraciones de contaminación que calienta el planeta en el aire, anunció hoy la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA).

Están llamando al avión, que no tendrá pasajeros, un "ecoDemonstrator". Está probando una serie de artilugios junto con el detector de gases de efecto invernadero, incluidas características que podrían hacer que el avión sea más eficiente en combustible o menos ruidoso.

Durante varios vuelos de prueba este año, la NOAA determinará el mejor lugar para instalar sus dispositivos, ya sea montados en una ventana o en un conducto que alimenta el aire exterior al avión, para evitar el paso de los propios gases de escape del avión. El objetivo es reforzar los esfuerzos de recopilación de datos existentes de la NOAA al obtener eventualmente el equipo en varios aviones comerciales que realizan vuelos nacionales e internacionales.

Un puñado de aviones privados ya recolectan muestras para NOAA. Una flota completa de aviones comerciales que se sume al esfuerzo podría convertirse en una herramienta poderosa para rastrear de dónde provienen las emisiones de gases de efecto invernadero y cuánto se acumulan en la atmósfera. Ese conocimiento también podría ayudar a los científicos y legisladores a medir si los seres humanos están haciendo algún progreso hacia la lucha contra el cambio climático.

"Creemos que estamos avanzando, pero ¿lo estamos haciendo? ¿Está cambiando realmente la atmósfera? " dice Colm Sweeney, científico principal del Programa de Aeronaves del Laboratorio de Investigación del Sistema Terrestre de la NOAA. "¿Estamos mirando el bosque o solo estamos mirando un árbol?"

Sweeney y sus colegas planean centrarse en el dióxido de carbono y el metano. Desde el suelo, los investigadores pueden obtener estimaciones bastante buenas de la cantidad de CO2 que proviene de la quema de combustibles fósiles para cosas como la electricidad, el transporte y la industria. Los datos a nivel del suelo sobre las emisiones de metano, por otro lado, son más confusos porque, por lo general, solo se filtran de la infraestructura de petróleo y gas. Últimamente también se han realizado más esfuerzos para medir estas cosas por satélite. Pero los aviones pueden volar por el aire donde realmente se acumulan estos gases de efecto invernadero, haciendo mediciones más precisas.

"En realidad, estamos midiendo lo que cuenta", dice Sweeney.

¡Grandes noticias! NOAA y @Boeing se han unido en el programa ecoDemonstrator 2021, que permitirá a NOAA probar su sistema de muestreo de gases de efecto invernadero en un avión de @AlaskaAir. https://t.co/TAwmP4thOx pic.twitter.com/6wnAaMaZgM

- NOAA Research (@NOAAResearch) 3 de junio de 2021

Al tomar muestras del aire exterior durante el transcurso del viaje del avión, los investigadores pueden potencialmente triangular la fuente de los contaminantes que miden. No solo están rastreando las emisiones hasta su origen, sino que también están viendo cómo viaja esa contaminación.

Eso también es importante para saber cómo los cambios en el mundo natural están afectando al clima. El aumento de las temperaturas está derritiendo el permafrost, liberando aún más metano a la atmósfera, aumentando las temperaturas en un circuito de retroalimentación peligroso. La NOAA espera comprender mejor hasta qué punto está sucediendo eso.

Los científicos también están preocupados por cuánto pueden los humanos seguir dependiendo de los recursos naturales, como los océanos y los bosques, para reducir y almacenar las emisiones de dióxido de carbono. Las mediciones de NOAA podrían dar algunas advertencias tempranas antes de que estos "sumideros de carbono" alcancen sus límites.

Sweeney espera que las pruebas de NOAA sean exitosas. Miles de aviones comerciales ya están tomando lecturas de temperatura que se utilizan para los pronósticos meteorológicos. Entonces, tal vez algún día todos ellos también podrían hacer un balance de la contaminación que le está dando fiebre al planeta en primer lugar.


Abstracto

La “ley del programa menos ambicioso” de Arild Underdal es propiamente pesimista sobre las perspectivas de cooperación en el sistema internacional, donde las naciones deben dar su consentimiento para estar obligadas por compromisos significativos. Esas expectativas pesimistas ahora se están revelando en los esfuerzos colectivos para abordar el problema del cambio climático, en particular a través del Protocolo de Kioto. La superación de la ley de Underdal requiere reducir el número de países que participan en acuerdos climáticos clave y adaptar la membresía para que solo los países más importantes participen y existan fuertes incentivos para evitar la deserción. Al mismo tiempo, la eficacia de los esfuerzos cooperativos se beneficiaría de un uso más completo de los instrumentos no vinculantes, los procedimientos de revisión y las conferencias de alto nivel, que se utilizaron eficazmente en la cooperación del Mar del Norte, por ejemplo, además del derecho internacional jurídicamente vinculante a través de instrumentos. como el Protocolo de Kioto. Lamentablemente, la mayor parte de la sabiduría convencional va en la dirección opuesta, favoreciendo tratados vinculantes entre un gran número de países.


6.3 Definición de indicadores de ERM y enfoque de métodos mixtos

Para obtener una imagen precisa del progreso y el desempeño de la adaptación, los sistemas de ERM a menudo necesitan utilizar y analizar múltiples fuentes de datos e información, en una variedad de escalas y sectores. Es probable que un sistema que utilice "métodos mixtos" sea más flexible que uno que dependa de fuentes limitadas de datos e información. Este enfoque combina métodos cuantitativos y cualitativos que permiten una triangulación más eficaz de la información de ERM. Se pueden comparar diferentes fuentes de datos e información para garantizar que la narrativa general del progreso y el desempeño de la adaptación sea sólida, coherente y contextualizada. Este enfoque también puede ayudar a superar algunas de las limitaciones de los datos cuantitativos y cualitativos, la información y la evidencia de múltiples fuentes, como los datos de los indicadores y las opiniones de las partes interesadas.

Lee mas

Indicadores de adaptación y conjuntos de indicadores Suelen desempeñar un papel fundamental en los sistemas de M & ampE. Los indicadores cuantitativos son atractivos para los encargados de formular políticas y tomar decisiones, ya que proporcionan "evidencia" cuantificable y aparentemente inequívoca de progreso y desempeño. Al identificar los indicadores apropiados tanto para el seguimiento como para la evaluación del proceso y los resultados, tenga en cuenta lo siguiente:

  • No reinventar la rueda: El uso de indicadores preexistentes (en algunos casos adaptándolos al propósito) es un enfoque aceptado y pragmático que aporta ventajas en términos de eficiencia, además de brindar múltiples perspectivas de adaptación.
  • No es necesariamente el valor de un indicador individual lo que debe considerarse, sino si un conjunto de indicadores proporciona una imagen coherente y sólida del progreso de la adaptación.
  • Los indicadores a menudo se crean en un proceso iterativo e interactivo con expertos y partes interesadas.
  • Considere utilizar una combinación de indicadores de proceso, producto y resultado, reconociendo que, en algunos casos, los resultados de la adaptación no se pueden determinar durante muchos años.
  • El desarrollo de indicadores requiere pragmatismo considerando los recursos disponibles, así como el acceso, la disponibilidad y la coherencia de los datos.

Reunión puntos de vista y perspectivas de las partes interesadas puede ayudar a validar datos cuantitativos y permitir la exploración de las preguntas de "cómo" y "por qué". Esto puede conducir a una comprensión más profunda de las causas y procesos que sustentan el progreso de la adaptación. Las partes interesadas pueden incluir expertos sectoriales y temáticos, pero también los más afectados por los impactos del cambio climático o las personas y organizaciones involucradas en la implementación de medidas de adaptación. Se puede utilizar una variedad de métodos para recopilar esta información, incluidas encuestas, entrevistas, grupos focales, eventos de consulta pública y talleres.

Los conocimientos de los países que trabajan con indicadores de adaptación resaltan la importancia de abordar la ERM ya en la etapa de desarrollo de políticas. La formulación clara de una política de adaptación (ya sea estrategia o plan) y especialmente sus objetivos y metas permiten un sistema de ERM más enfocado. Los objetivos concretos facilitan su seguimiento y, finalmente, una base de conocimientos mejorada, incluidas las lecciones aprendidas sobre el progreso, los resultados y el impacto que pueden mejorar las políticas y prácticas de adaptación. Además, la formulación clara de los requisitos y objetivos de la ERM crea un mandato para utilizar los resultados de la ERM de manera más eficaz para informar la formulación de políticas y la práctica, y las evaluaciones pueden demostrar mejor la eficacia y eficiencia de las políticas y prácticas de adaptación.

Sigue existiendo una clara necesidad de comprender mejor cómo establecer objetivos más explícitos y claros que puedan medirse y supervisarse más fácilmente y hacia los que se pueda evaluar el progreso. Es probable que sea beneficioso lograr un equilibrio entre el establecimiento de objetivos / metas / metas de política explícitos y el mantenimiento de la flexibilidad de los sistemas de ERM. Dada la naturaleza iterativa de la adaptación, es esencial que la ERM apoye también la identificación de problemas emergentes además de evaluar el desempeño pasado.

Además de los resultados de la ERM de adaptación, las revisiones de políticas y medidas también pueden beneficiarse del seguimiento y las evaluaciones de otros campos de políticas estrechamente vinculados. Dada la conexión de la ACC con el desarrollo sostenible y la reducción del riesgo de desastres (RRD), las lecciones aprendidas en estos campos de políticas también pueden ser informativas para desarrollar aún más las políticas nacionales de adaptación.


Contenido

El calentamiento global se refiere al aumento a largo plazo de la temperatura media del sistema climático de la Tierra. Es un aspecto importante del cambio climático, y ha sido demostrado por el registro de temperatura instrumental que muestra un calentamiento global de alrededor de 1 ° C desde el período preindustrial, [27] aunque la mayor parte de esto (0,9 ° C) se ha producido desde 1970. [28] Una amplia variedad de valores aproximados de temperatura prueban que el siglo XX fue el más caluroso registrado en los últimos 2.000 años. En comparación con la variabilidad climática en el pasado, el calentamiento actual también es más coherente a nivel mundial y afecta al 98% del planeta. [26] [29] El impacto en el medio ambiente, los ecosistemas, el reino animal, la sociedad y la humanidad depende de cuánto más se calienta la Tierra. [30]

El Quinto Informe de Evaluación del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) concluyó: "Es muy probable que la influencia humana haya sido la causa dominante del calentamiento observado desde mediados del siglo XX". [31] Esto se ha producido principalmente mediante la quema de combustibles fósiles, lo que ha provocado un aumento significativo de la concentración de GEI en la atmósfera. [32]

Escenarios de emisión

Los consumidores individuales, los tomadores de decisiones corporativas, las industrias de combustibles fósiles, las respuestas gubernamentales y el grado en que los diferentes países acuerdan cooperar tienen un impacto profundo en la cantidad de gases de efecto invernadero que emite el mundo. A medida que la crisis y las técnicas de modelado han evolucionado, el IPCC y otros científicos del clima han probado varias herramientas diferentes para estimar las posibles emisiones de gases de efecto invernadero en el futuro.

Las vías de concentración representativas (RCP) se basaron en posibles diferencias en el forzamiento radiativo que ocurrieron en los próximos 100 años, pero no incluyen "narrativas" socioeconómicas que las acompañen. [33] Otro grupo de científicos del clima, economistas y modeladores de sistemas energéticos adoptó un enfoque diferente conocido como Vías Socioeconómicas Compartidas (SSP), que se basa en cómo factores socioeconómicos como la población, el crecimiento económico, la educación, la urbanización y la tasa de desarrollo tecnológico podrían cambiar durante el próximo siglo. Los SSP describen cinco trayectorias diferentes que describen desarrollos climáticos futuros en ausencia de nuevas políticas ambientales más allá de las vigentes en la actualidad. También exploran las implicaciones de diferentes escenarios de mitigación del cambio climático. [34]

Proyecciones de calentamiento

El rango en las proyecciones de temperatura refleja en parte la elección del escenario de emisiones y el grado de "sensibilidad climática". [35] La magnitud proyectada del calentamiento para 2100 está estrechamente relacionada con el nivel de emisiones acumuladas durante el siglo XXI (es decir, las emisiones totales entre 2000 y 2100). [36] Cuanto mayores sean las emisiones acumuladas durante este período de tiempo, se prevé que se produzca un mayor nivel de calentamiento. [36] La sensibilidad climática refleja la incertidumbre en la respuesta del sistema climático a las emisiones de GEI pasadas y futuras. [35] Las estimaciones más altas de la sensibilidad climática conducen a un mayor calentamiento proyectado, mientras que las estimaciones más bajas conducen a un calentamiento proyectado menor. [37]

El Quinto Informe del IPCC establece que, en relación con el promedio del año 1850 al 1900, es probable que el cambio de temperatura de la superficie global a finales del siglo XXI supere los 1,5 ° C y bien podría superar los 2 ° C para todos los escenarios de RCP excepto RCP2.6 . Es probable que supere los 2 ° C para RCP6.0 y RCP8.5, y lo más probable es que no supere los 2 ° C para RCP4.5. La vía con las mayores emisiones de gases de efecto invernadero, RCP8.5, dará lugar a un aumento de temperatura de aproximadamente 4,3 ° C para 2100. [38] El calentamiento continuará más allá de 2100 en todos los escenarios de RCP excepto RCP2.6. [39] Incluso si las emisiones se redujeran drásticamente de la noche a la mañana, el proceso de calentamiento es irreversible porque el CO
2 tarda cientos de años en descomponerse, y las temperaturas globales se mantendrán cercanas a su nivel más alto durante al menos los próximos 1.000 años. [40] [41]

Las políticas de mitigación actualmente en vigor darán como resultado un calentamiento de aproximadamente 2,9 ° C por encima de los niveles preindustriales. Si se logran todas las promesas y objetivos incondicionales ya hechos por los gobiernos, la temperatura aumentará en 2,4 ° C. Si todos los 131 países que realmente adoptaron o solo consideran adoptar el objetivo de cero neto lo logran, la temperatura aumentará en 2.0 ° C. Sin embargo, si los planes actuales no se implementan realmente, se espera que el calentamiento global alcance entre 4,1 ° C y 4,8 ° C para 2100. Existe una brecha sustancial entre los planes y compromisos nacionales y las acciones reales adoptadas hasta ahora por los gobiernos de todo el mundo. [42]

Según el informe de la Organización Meteorológica Mundial de 2021, existe un 44% de posibilidades de que la temperatura global supere temporalmente el límite de 1,5 ya en los años 2021 - 2026. [43]

Calentamiento en el contexto del pasado de la Tierra

Uno de los métodos que utilizan los científicos para predecir los efectos del cambio climático causado por el hombre es investigar los cambios naturales del pasado en el clima. [44] Los científicos han utilizado varios datos "indirectos" para evaluar los cambios en el clima o paleoclima pasado de la Tierra. [45] Las fuentes de datos indirectos incluyen registros históricos como anillos de árboles, núcleos de hielo, corales y sedimentos de océanos y lagos. [45] Los datos muestran que el calentamiento reciente ha superado cualquier cosa en los últimos 2.000 años. [46]

A finales del siglo XXI, las temperaturas pueden aumentar a un nivel no experimentado desde mediados del Plioceno, hace unos 3 millones de años. [47] En ese momento, las temperaturas globales medias eran entre 2 y 4 ° C más cálidas que las temperaturas preindustriales, y el nivel medio global del mar era hasta 25 metros más alto que en la actualidad. [48]

Una amplia gama de pruebas muestra que el sistema climático se ha calentado. [50] La evidencia del calentamiento global se muestra en los gráficos (abajo a la derecha) de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica de los Estados Unidos (NOAA).Algunos de los gráficos muestran una tendencia positiva, por ejemplo, aumento de la temperatura sobre la tierra y el océano, y aumento del nivel del mar. Otros gráficos muestran una tendencia negativa, como la disminución de la capa de nieve en el hemisferio norte y la disminución del hielo marino del Ártico, los cuales son indicativos del calentamiento global. La evidencia del calentamiento también es evidente en los sistemas vivos (biológicos), como los cambios en la distribución de la flora y la fauna hacia los polos. [51]

El calentamiento inducido por el hombre podría dar lugar a cambios a gran escala, abruptos y / o irreversibles en los sistemas físicos. [52] [53] Un ejemplo de esto es el derretimiento de las capas de hielo, que contribuye al aumento del nivel del mar y continuará durante miles de años. [54] La probabilidad de que el calentamiento tenga consecuencias imprevistas aumenta con la velocidad, la magnitud y la duración del cambio climático. [55]

Efectos sobre el clima

El calentamiento global conduce a un aumento de los fenómenos meteorológicos extremos como olas de calor, sequías, ciclones, ventiscas y tormentas de lluvia. [56] Tales eventos seguirán ocurriendo con mayor frecuencia y con mayor intensidad. [57] Los científicos no solo han determinado que el cambio climático es responsable de las tendencias en los patrones climáticos, sino que algunos eventos climáticos extremos individuales también se han atribuido directamente al cambio climático. [58]

Precipitación

Las temperaturas más altas conducen a una mayor evaporación y secado de la superficie. A medida que el aire se calienta, su capacidad de retención de agua también aumenta, particularmente sobre los océanos. En general, el aire puede contener aproximadamente un 7% más de humedad por cada 1 ° C de aumento de temperatura. [35] En los trópicos, hay más de un 10% de aumento en la precipitación por un aumento de 1 ° C en la temperatura. [59] Ya se han observado cambios en la cantidad, intensidad, frecuencia y tipo de precipitación. Se han producido aumentos generalizados de las precipitaciones intensas incluso en lugares donde la cantidad total de lluvia ha disminuido. [60]

Las proyecciones de cambios futuros en la precipitación muestran aumentos generales en el promedio global, pero con cambios sustanciales en dónde y cómo cae la precipitación. [35] Las proyecciones sugieren una reducción de las precipitaciones en los subtrópicos y un aumento de las precipitaciones en latitudes subpolares y algunas regiones ecuatoriales. En otras palabras, las regiones que están secas en la actualidad en general se volverán aún más secas, mientras que las regiones que están actualmente húmedas en general se volverán aún más húmedas. [61] Aunque no se producirá un aumento de las precipitaciones en todas partes, los modelos sugieren que la mayor parte del mundo tendrá un aumento del 16 al 24% en la intensidad de las precipitaciones intensas para 2100. [62]

Temperaturas

Como se describe en la primera sección, las temperaturas globales han aumentado en 1 ° C y se espera que aumenten aún más en el futuro. [27] [39] En la mayoría de las áreas terrestres desde la década de 1950, es muy probable que en todas las épocas del año tanto los días como las noches se hayan vuelto más cálidos debido a las actividades humanas. [63] Las temperaturas nocturnas han aumentado a un ritmo más rápido que las diurnas. [64] En los EE. UU. Desde 1999, se establecieron o batieron dos récords de clima cálido por cada frío. [65] [66]

El cambio climático futuro incluirá más días muy calurosos y menos días muy fríos. [63] Es muy probable que la frecuencia, duración e intensidad de las olas de calor aumenten en la mayoría de las áreas terrestres. [63] Un mayor crecimiento de las emisiones antropogénicas de GEI provocaría temperaturas extremas más frecuentes y graves. [67]

Olas de calor

El calentamiento global aumenta la probabilidad de eventos climáticos extremos como olas de calor [68] [69] donde la temperatura máxima diaria excede la temperatura máxima promedio en 5 ° C (9 ° F) durante más de cinco días consecutivos. [70]

En los últimos 30 a 40 años, las olas de calor con alta humedad se han vuelto más frecuentes y severas. Las noches extremadamente calurosas se han duplicado en frecuencia. El área en la que se observan veranos extremadamente calurosos se ha incrementado entre 50 y 100 veces. Estos cambios no se explican por la variabilidad natural y los científicos del clima los atribuyen a la influencia del cambio climático antropogénico. Las olas de calor con alta humedad representan un gran riesgo para la salud humana, mientras que las olas de calor con baja humedad conducen a condiciones secas que aumentan los incendios forestales. La mortalidad por calor extremo es mayor que la mortalidad por huracanes, rayos, tornados, inundaciones y terremotos juntos. [71]

Ciclones tropicales

El calentamiento global no solo provoca cambios en los ciclones tropicales, sino que también puede empeorar algunos de sus impactos a través del aumento del nivel del mar. Se prevé que la intensidad de los ciclones tropicales (huracanes, tifones, etc.) aumente a nivel mundial, con un aumento de la proporción de ciclones tropicales de categoría 4 y 5. Además, se prevé que aumente la tasa de lluvia, pero las tendencias en la frecuencia futura a escala mundial aún no están claras. [72] [73] Los cambios en los ciclones tropicales probablemente variarán según la región. [72]

En tierra

En el año 2019, el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático emitió un Informe Especial sobre Cambio Climático y Tierras. Las principales declaraciones del informe incluyen:

  • Los humanos afectan el 70% de la tierra libre de hielo, que desempeña un papel clave en el suministro de las necesidades de los humanos y en el sistema climático.
  • El suministro mundial de alimentos ha aumentado las emisiones de gases de efecto invernadero, pero se pierde entre el 25% y el 30% de los alimentos, 2 mil millones de adultos sufren de sobrepeso mientras que 821 millones de personas padecen hambre.
  • La tasa de erosión del suelo es de 10 a 20 veces mayor que la tasa de acumulación del suelo en las áreas agrícolas que utilizan la labranza cero. En áreas con labranza es 100 veces mayor. El cambio climático aumenta la degradación de la tierra y la desertificación.
  • En los años 1960 - 2013 el área de tierras secas en sequía, aumentó en un 1% por año.
  • En el año 2015, alrededor de 500 millones de personas vivían en áreas afectadas por la desertificación en los años 80 y 2000.
  • Las personas que viven en las zonas afectadas por la degradación de la tierra y la desertificación se ven "afectadas cada vez más negativamente por el cambio climático".

IPCC SRCCL 2019, págs.7, 8 Resumen del IPCC SRCCL para responsables de políticas 2019, pág. 7,8 error harvnb: sin destino: CITEREFIPCC_SRCCL_Summary_for_Policymakers2019 (ayuda)

El cambio climático también hará que los suelos se calienten. A su vez, esto podría hacer que el tamaño de la población de microbios del suelo aumente drásticamente entre un 40% y un 150%. Las condiciones más cálidas favorecerían el crecimiento de ciertas especies de bacterias, cambiando la composición de la comunidad bacteriana. El dióxido de carbono elevado aumentaría las tasas de crecimiento de las plantas y los microbios del suelo, ralentizando el ciclo del carbono del suelo y favoreciendo a los oligotrofos, que crecen más lentamente y son más eficientes en cuanto a recursos que los copiotrofos. [74]

Inundación

El aire más cálido retiene más vapor de agua. Cuando esto se convierte en lluvia, tiende a caer en fuertes aguaceros que pueden provocar más inundaciones. Un estudio de 2017 encontró que la precipitación máxima está aumentando entre un 5 y un 10% por cada aumento de un grado Celsius. [76] En los Estados Unidos y en muchas otras partes del mundo ha habido un marcado aumento de lluvias intensas que han provocado inundaciones más graves. [77] Las estimaciones del número de personas en riesgo de inundaciones costeras por el aumento del nivel del mar provocado por el clima varían de 190 millones, [78] a 300 millones o incluso 640 millones en el peor de los casos relacionados con la inestabilidad de la Antártida. hoja de hielo. [79] [80] Se estima que la capa de hielo de Groenlandia ha llegado a un punto sin retorno y que continúa derritiéndose incluso si se detiene el calentamiento. Con el tiempo, eso sumergiría muchas de las ciudades costeras del mundo, incluidas las islas bajas, especialmente combinado con marejadas ciclónicas y mareas altas. [81]

Sequías

El cambio climático afecta a múltiples factores asociados con las sequías, como la cantidad de lluvia que cae y la rapidez con que la lluvia se evapora nuevamente. Está previsto que aumente la gravedad y la frecuencia de las sequías en gran parte del mundo. [82] Debido a las limitaciones sobre la cantidad de datos disponibles sobre la sequía en el pasado, a menudo es imposible atribuir con seguridad las sequías al cambio climático inducido por el hombre. Sin embargo, algunas áreas, como el Mediterráneo y California, ya muestran una clara firma humana. [83] Sus impactos se agravan debido al aumento de la demanda de agua, el crecimiento de la población, la expansión urbana y los esfuerzos de protección ambiental en muchas áreas. [84]

Incendios forestales

Los períodos prolongados de temperaturas más cálidas generalmente hacen que el suelo y la maleza estén más secos durante períodos más largos, lo que aumenta el riesgo de incendios forestales. Las condiciones cálidas y secas aumentan la probabilidad de que los incendios forestales sean más intensos y ardan por más tiempo una vez que comienzan. [86] En California, la temperatura del aire en verano ha aumentado más de 3,5 ° F, de modo que la temporada de incendios se ha alargado 75 días en las décadas anteriores. Como resultado, desde la década de 1980, tanto el tamaño como la ferocidad de los incendios en California han aumentado. Desde la década de 1970, el tamaño del área quemada se ha quintuplicado. [87]

En Australia, el número anual de días calurosos (por encima de 35 ° C) y días muy calurosos (por encima de 40 ° C) ha aumentado significativamente en muchas áreas del país desde 1950. El país siempre ha tenido incendios forestales, pero en 2019, la extensión y La ferocidad de estos incendios aumentó dramáticamente. [88] Por primera vez se declararon condiciones catastróficas de incendios forestales para el Gran Sydney. Nueva Gales del Sur y Queensland declararon el estado de emergencia, pero también hubo incendios en Australia Meridional y Australia Occidental. [89]

Criosfera

La criosfera está formada por aquellas partes del planeta que son tan frías que están congeladas y cubiertas por nieve o hielo. Esto incluye hielo y nieve en tierra como las capas de hielo continentales en Groenlandia y la Antártida, así como glaciares y áreas de nieve y permafrost y hielo que se encuentran en el agua, incluidas las partes congeladas del océano, como las aguas que rodean la Antártida y el Ártico. [91] La criosfera, especialmente las regiones polares, es extremadamente sensible a los cambios en el clima global. [92]

El Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático publicó un Informe especial sobre el océano y la criosfera en un clima cambiante. Según el informe, el cambio climático provocó un derretimiento masivo de glaciares, capas de hielo, nieve y permafrost con efectos generalmente negativos en los ecosistemas y los seres humanos. El conocimiento indígena ayudó a adaptarse a esos efectos. [93]

El hielo marino del Ártico comenzó a declinar a principios del siglo XX, pero la tasa se está acelerando. Desde 1979, los registros satelitales indican que la disminución de la cobertura de hielo marino en verano ha sido de aproximadamente un 13% por década. [94] [95] El espesor del hielo marino también ha disminuido en un 66% o 2.0 m durante las últimas seis décadas con un cambio de hielo permanente a una capa de hielo en gran parte estacional. [96] Si bien se espera que los veranos sin hielo sean raros a 1,5 ° C de calentamiento, se prevé que ocurran al menos una vez cada década a un nivel de calentamiento de 2,0 ° C. [97]

Desde principios del siglo XX, también ha habido un retroceso generalizado de los glaciares alpinos [98] y la capa de nieve en el hemisferio norte. [99] Durante el siglo XXI, se prevé que los glaciares y la capa de nieve continúen retrocediendo en casi todas las regiones. [100] El derretimiento de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida occidental seguirá contribuyendo al aumento del nivel del mar durante períodos prolongados. [101]

Océanos

Se prevé que el calentamiento global tendrá varios efectos en los océanos. Los efectos continuos incluyen el aumento del nivel del mar debido a la expansión térmica y el derretimiento de los glaciares y capas de hielo, y el calentamiento de la superficie del océano, lo que lleva a una mayor estratificación de la temperatura. [102] Otros posibles efectos incluyen cambios a gran escala en la circulación oceánica. Los océanos también sirven como sumideros para el dióxido de carbono, absorbiendo mucho que de otro modo permanecería en la atmósfera, pero aumentaron los niveles de CO.
2 han provocado la acidificación de los océanos. Además, a medida que aumenta la temperatura de los océanos, se vuelven menos capaces de absorber el exceso de CO
2 . Los océanos también han actuado como sumideros para absorber el calor adicional de la atmósfera. [103]: 4

Según un Informe especial sobre el océano y la criosfera en un clima cambiante publicado por el Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático, el cambio climático tiene diferentes impactos en los océanos, incluido un aumento de las olas de calor marinas, cambio en la distribución de especies, desoxigenación de los océanos. [93]

La disminución en la mezcla de las capas oceánicas acumula agua cálida cerca de la superficie al tiempo que reduce la circulación de agua fría y profunda. La mezcla reducida hacia arriba y hacia abajo mejoró el calentamiento global. Además, se espera que aumente la energía disponible para los ciclones tropicales y otras tormentas, que disminuyan los nutrientes para los peces en las capas superiores del océano, así como la capacidad de los océanos para almacenar carbono. [104]

Hielo marino

El hielo marino refleja del 50% al 70% de la radiación solar entrante, mientras que el océano refleja el 6% de la energía solar entrante. Con menos energía solar, el hielo marino absorbe y mantiene la superficie más fría, lo que puede ser una retroalimentación positiva hacia el cambio climático. [105]

Agotamiento de oxígeno

El agua más caliente no puede contener tanto oxígeno como el agua fría, por lo que se espera que el calentamiento produzca menos oxígeno en el océano. Otros procesos también juegan un papel: la estratificación puede conducir a aumentos en las tasas de respiración de la materia orgánica, disminuyendo aún más el contenido de oxígeno. El océano ya ha perdido oxígeno, a lo largo de toda la columna de agua y las zonas de mínimo de oxígeno se están expandiendo en todo el mundo. [102] Esto tiene consecuencias adversas para la vida marina. [106] [107]

Captación de calor del océano

Los océanos han absorbido más del 90% del exceso de calor acumulado en la Tierra debido al calentamiento global. [108] La tasa de calentamiento varía con la profundidad: a una profundidad de mil metros, el calentamiento se produce a una tasa de casi 0,4 ° C por siglo (datos de 1981 a 2019), mientras que la tasa de calentamiento a dos kilómetros de profundidad es solo la mitad. [109] El aumento en el contenido de calor del océano es mucho mayor que cualquier otro depósito de energía en el balance de calor de la Tierra y representa más del 90% del aumento en el contenido de calor del sistema terrestre, y se ha acelerado en el período 1993-2017. en comparación con 1969-1993. [110] En 2019, un artículo publicado en la revista Science descubrió que los océanos se están calentando un 40% más rápido de lo que predijo el IPCC solo cinco años antes. [111] [112]

Además de tener efectos en los ecosistemas (por ejemplo, al derretir el hielo marino que afecta a las algas que crecen en su parte inferior), el calentamiento reduce la capacidad del océano para absorber CO
2 . [113] Es probable que los océanos se hayan calentado más rápido entre 1993 y 2017 en comparación con el período que comenzó en 1969. [114]

Aumento del nivel del mar

El Informe especial del IPCC sobre el océano y la criosfera concluyó que el nivel medio mundial del mar aumentó en 0,16 metros entre 1901 y 2016. [115] La tasa de aumento del nivel del mar desde la revolución industrial en el siglo XIX ha sido mayor que la tasa durante el período anterior. dos mil años. [116]

El aumento global del nivel del mar se está acelerando, aumentando 2,5 veces más rápido entre 2006 y 2016 que durante el siglo XX. [117] [118] Dos factores principales contribuyen al aumento. La primera es la expansión térmica: a medida que el agua del océano se calienta, se expande. El segundo es el derretimiento del hielo terrestre en los glaciares y las capas de hielo debido al calentamiento global. [119] Antes de 2007, la expansión térmica era el componente más importante en estas proyecciones, contribuyendo del 70 al 75% del aumento del nivel del mar. [120] A medida que el impacto del calentamiento global se ha acelerado, el derretimiento de los glaciares y las capas de hielo se ha convertido en el principal contribuyente. [121]

Incluso si la emisión de gases de efecto invernadero se detiene de la noche a la mañana, el aumento del nivel del mar continuará durante siglos. [122] En 2015, un estudio realizado por el profesor James Hansen de la Universidad de Columbia y otros 16 científicos del clima dijo que un aumento del nivel del mar de tres metros podría ser una realidad para fines de siglo. [123] Otro estudio realizado por científicos del Instituto Meteorológico Real de los Países Bajos en 2017 que utilizó proyecciones actualizadas de la pérdida de masa antártica y un método estadístico revisado también concluyó que, aunque era una probabilidad baja, era posible un aumento de tres metros. [124] El aumento del nivel del mar pondrá en riesgo a cientos de millones de personas en las zonas costeras bajas de países como China, Bangladesh, India y Vietnam. [125]

El calentamiento reciente ha afectado fuertemente a los sistemas biológicos naturales. [51] Las especies de todo el mundo se mueven hacia los polos hacia áreas más frías. En tierra, las especies se mueven a elevaciones más altas, mientras que las especies marinas encuentran aguas más frías a mayores profundidades. [127] De los impulsores con el mayor impacto global en la naturaleza, el cambio climático ocupa el tercer lugar en las cinco décadas anteriores a 2020, y solo el cambio en el uso de la tierra y el uso del mar y la explotación directa de organismos tienen un mayor impacto. [128]

Se prevé que los impactos del cambio climático en la naturaleza y las contribuciones de la naturaleza a los seres humanos se vuelvan más pronunciados en las próximas décadas. [129] Ejemplos de alteraciones climáticas incluyen incendios, sequías, plagas, invasión de especies, tormentas y eventos de blanqueamiento de corales. Las tensiones causadas por el cambio climático, sumadas a otras tensiones sobre los sistemas ecológicos (por ejemplo, conversión de la tierra, degradación de la tierra, recolección y contaminación), amenazan con daños sustanciales o con la pérdida completa de algunos ecosistemas únicos y la extinción de algunas especies en peligro crítico. [130] [131] Las interacciones clave entre especies dentro de los ecosistemas a menudo se ven interrumpidas porque las especies de un lugar no se trasladan a hábitats más fríos al mismo ritmo, lo que da lugar a cambios rápidos en el funcionamiento del ecosistema. [127]

Sistemas terrestres y de humedales

Se ha estimado que el cambio climático es uno de los principales impulsores de la pérdida de biodiversidad en los bosques fríos de coníferas, las sabanas, los sistemas climáticos mediterráneos, los bosques tropicales y la tundra ártica. [133] En otros ecosistemas, el cambio de uso de la tierra puede ser un factor más importante de pérdida de biodiversidad, al menos a corto plazo. [133] Más allá del año 2050, el cambio climático puede ser el principal impulsor de la pérdida de biodiversidad a nivel mundial. [133] El cambio climático interactúa con otras presiones como la modificación del hábitat, la contaminación y las especies invasoras. Al interactuar con estas presiones, el cambio climático aumenta el riesgo de extinción para una gran fracción de especies terrestres y de agua dulce. [134] Se evaluó que entre el 1% y el 50% de las especies de diferentes grupos tenían un riesgo de extinción sustancialmente mayor debido al cambio climático. [135]

Ecosistemas oceánicos

Los arrecifes de coral de aguas cálidas son muy sensibles al calentamiento global y la acidificación de los océanos. Los arrecifes de coral proporcionan un hábitat para miles de especies y servicios de los ecosistemas, como la protección costera y los alimentos. La resiliencia de los arrecifes se puede mejorar frenando la contaminación local y la sobrepesca, pero el 70-90% de los arrecifes de coral de aguas cálidas actuales desaparecerán incluso si el calentamiento se mantiene a 1,5 ° C. [136] Los arrecifes de coral no son los únicos organismos marco, organismos que construyen estructuras físicas que forman hábitats para otras criaturas marinas, afectados por el cambio climático: se considera que los manglares y los pastos marinos tienen un riesgo moderado de niveles más bajos de calentamiento global según una literatura evaluación en el Informe especial sobre el océano y la criosfera en un clima cambiante. [137] Las olas de calor marinas han experimentado un aumento de frecuencia y tienen impactos generalizados en la vida en los océanos, como eventos de muerte masiva.[138] La proliferación de algas nocivas ha aumentado en respuesta al calentamiento de las aguas, la desoxigenación del océano y la eutrofización. [139] Entre un cuarto y un tercio de nuestras emisiones de combustibles fósiles son consumidas por los océanos de la tierra y ahora son un 30 por ciento más ácidas de lo que eran en la época preindustrial. Esta acidificación representa una seria amenaza para la vida acuática, particularmente criaturas como ostras, almejas y corales con conchas o esqueletos calcificados. [132]

Los efectos regionales del calentamiento global varían en naturaleza. Algunos son el resultado de un cambio global generalizado, como el aumento de la temperatura, que tiene como resultado efectos locales, como el derretimiento del hielo. En otros casos, un cambio puede estar relacionado con un cambio en una corriente oceánica o un sistema meteorológico en particular. En tales casos, el efecto regional puede ser desproporcionado y no necesariamente seguirá la tendencia global.

Hay tres formas principales en las que el calentamiento global producirá cambios en el clima regional: derritiendo o formando hielo, cambiando el ciclo hidrológico (de evaporación y precipitación) y cambiando las corrientes en los océanos y los flujos de aire en la atmósfera. La costa también puede considerarse una región y sufrirá graves impactos por el aumento del nivel del mar.

El Ártico, África, las islas pequeñas, los megadeltas asiáticos y el Medio Oriente son regiones que probablemente se verán especialmente afectadas por el cambio climático. [140] [141] Las regiones menos desarrolladas y de baja latitud corren el mayor riesgo de sufrir impactos negativos debido al cambio climático. [142] Los países desarrollados también son vulnerables al cambio climático. Por ejemplo, los países desarrollados se verán afectados negativamente por el aumento de la gravedad y la frecuencia de algunos fenómenos meteorológicos extremos, como las olas de calor. [143]

Las proyecciones de cambios climáticos a escala regional no tienen un nivel tan alto de confianza científica como las proyecciones realizadas a escala global. [144] Sin embargo, se espera que el calentamiento futuro siga un patrón geográfico similar al visto ya, con el mayor calentamiento sobre la tierra y las latitudes altas del norte, y el menor sobre el Océano Austral y partes del Océano Atlántico Norte. [145] Las áreas terrestres se calientan más rápido que el océano, y esta característica es aún más fuerte para temperaturas extremas. Para los extremos cálidos, las regiones con más calentamiento incluyen Europa central y meridional y Asia occidental y central. [146]

Los diez países de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) se encuentran entre los más vulnerables del mundo a los efectos negativos del cambio climático; sin embargo, los esfuerzos de mitigación del cambio climático de la ASEAN no están a la altura de las amenazas del cambio climático que enfrenta la región. [147]

Los efectos del cambio climático, en combinación con el aumento sostenido de las emisiones de gases de efecto invernadero, han llevado a los científicos a caracterizarlo como un emergencia climática. [148] [149] [150] Algunos investigadores climáticos [151] [152] y activistas [153] lo han llamado un amenaza existencial para la civilización. Algunas áreas pueden volverse demasiado calientes para que los humanos vivan en ellas [154] [155], mientras que las personas en algunas áreas pueden experimentar desplazamientos provocados por inundaciones y otros desastres relacionados con el cambio climático. [156]

La vulnerabilidad y exposición de los seres humanos al cambio climático varía de un sector económico a otro y tendrá diferentes impactos en diferentes países. Países industrializados ricos, que han emitido la mayor cantidad de CO2, tienen más recursos y, por lo tanto, son los menos vulnerables al calentamiento global. [157] Los sectores económicos que probablemente se verán afectados son la agricultura, la salud humana, la pesca, la silvicultura, la energía, los seguros, los servicios financieros, el turismo y la recreación. [158] Es probable que la calidad y la cantidad de agua dulce se vean afectadas en casi todas partes. Algunas personas pueden estar particularmente en riesgo por el cambio climático, como los pobres, los niños pequeños y los ancianos. [142] [159] Según la Organización Mundial de la Salud, entre 2030 y 2050, "se espera que el cambio climático cause alrededor de 250.000 muertes adicionales por año". [160] A medida que aumentan las temperaturas globales, también lo hace el número de muertes y enfermedades por estrés por calor, insolación y enfermedades cardiovasculares y renales. [132] La contaminación del aire generada por la quema de combustibles fósiles es a la vez un importante impulsor del calentamiento global y, en paralelo y a modo de comparación, la causa de un gran número de muertes anuales con algunas estimaciones de hasta 8,7 millones [ dudoso - discutir ] exceso de muertes durante 2018. [161] [162] Puede ser difícil predecir o atribuir las muertes al calentamiento global antropogénico o sus impulsores particulares, ya que muchos efectos, como la posible contribución a conflictos humanos y perturbaciones socioeconómicas, y sus impactos en la mortalidad podrían ser muy indirecto o difícil de evaluar.

Seguridad alimentaria

El cambio climático afectará la agricultura y la producción de alimentos en todo el mundo debido a los efectos del elevado CO2 en la atmósfera, las temperaturas más altas alteraron los regímenes de precipitación y transpiración, aumentaron la frecuencia de eventos extremos y modificaron la presión de las malezas, las plagas y los patógenos. [163] Se prevé que el cambio climático afectará negativamente a los cuatro pilares de la seguridad alimentaria: no solo la cantidad de alimentos disponibles, sino también la facilidad de acceso a los alimentos (precios), la calidad de los alimentos y la estabilidad del sistema alimentario. [164]

Disponibilidad de comida

A partir de 2019, se han observado impactos negativos para algunos cultivos en latitudes bajas (maíz y trigo), mientras que se han observado impactos positivos del cambio climático en algunos cultivos en latitudes altas (maíz, trigo y remolacha azucarera). [166] Utilizando diferentes métodos para proyectar los rendimientos futuros de los cultivos, surge una imagen coherente de las disminuciones globales del rendimiento. El maíz y la soja disminuyen con cualquier calentamiento, mientras que la producción de arroz y trigo podría alcanzar un máximo de 3 ° C de calentamiento. [167]

En muchas áreas, las pesquerías ya han visto disminuir sus capturas debido al calentamiento global y los cambios en los ciclos bioquímicos. En combinación con la sobrepesca, el calentamiento de las aguas reduce el potencial máximo de captura. [168] Se prevé que el potencial de captura mundial se reducirá aún más en 2050 en menos del 4% si las emisiones se reducen considerablemente, y en aproximadamente un 8% para las emisiones futuras muy elevadas, con un crecimiento en el Océano Ártico. [169]

Otros aspectos de la seguridad alimentaria

Los impactos del cambio climático dependen en gran medida del desarrollo social y económico futuro proyectado. A partir de 2019 [actualización], se estima que 831 millones de personas están desnutridas. [170] En un escenario de altas emisiones (RCP6.0), se prevé que los cereales se vuelvan entre un 1% y un 29% más caros en 2050, según la vía socioeconómica, lo que afectará especialmente a los consumidores de bajos ingresos. [170] En comparación con un escenario sin cambio climático, esto pondría entre 1 y 181 millones de personas adicionales en riesgo de padecer hambre. [170]

Mientras que CO
2 se espera que sea bueno para la productividad de los cultivos a temperaturas más bajas, reduce los valores nutricionales de los cultivos, por ejemplo, el trigo tiene menos proteínas y menos algunos minerales. [171] Es difícil proyectar el impacto del cambio climático en la utilización (proteger los alimentos contra el deterioro, ser lo suficientemente saludables para absorber nutrientes, etc.) y en la volatilidad de los precios de los alimentos. La mayoría de los modelos que proyectan el futuro indican que los precios se volverán más volátiles. [172]

Las sequías provocan la pérdida de cosechas y la pérdida de pastos para el ganado. [173]

Seguridad hídrica

Se han observado varias tendencias relacionadas con el clima que afectan a los recursos hídricos. Estos incluyen cambios en la precipitación, la criosfera y las aguas superficiales (por ejemplo, cambios en los caudales de los ríos). [174] Los impactos observados y proyectados del cambio climático en los sistemas de agua dulce y su gestión se deben principalmente a cambios en la temperatura, el nivel del mar y la variabilidad de las precipitaciones. [175] Los cambios de temperatura se correlacionan con la variabilidad de la precipitación porque el ciclo del agua reacciona a la temperatura. [176] Los aumentos de temperatura cambian los patrones de precipitación. La precipitación excesiva conduce a una deposición excesiva de sedimentos, contaminación de nutrientes y concentración de minerales en los acuíferos.

El aumento de la temperatura global provocará un aumento del nivel del mar y extenderá las áreas de salinización de aguas subterráneas y estuarios, lo que resultará en una disminución de la disponibilidad de agua dulce para los seres humanos y los ecosistemas en las zonas costeras. El aumento del nivel del mar empujará el gradiente de sal hacia los depósitos de agua dulce y eventualmente contaminará las fuentes de agua dulce. El quinto informe de evaluación del IPCC de 2014 concluyó que:

  • Se prevé que los recursos hídricos disminuyan en la mayoría de las regiones subtropicales secas y latitudes medias, pero aumenten en las latitudes altas. A medida que el caudal se vuelve más variable, incluso las regiones con mayores recursos hídricos pueden experimentar escaseces adicionales a corto plazo. [177]
  • Por grado de calentamiento, un modelo [aclaración necesaria] Se espera que un promedio del 7% de la población mundial tenga al menos un 20% menos de recursos hídricos renovables. [178]
  • Se prevé que el cambio climático reducirá la calidad del agua antes del tratamiento. Incluso después de los tratamientos convencionales, persisten los riesgos. La reducción de la calidad es consecuencia de temperaturas más altas, lluvias más intensas, sequías y la interrupción de las instalaciones de tratamiento durante las inundaciones. [178]
  • Se espera que las sequías que estresan el suministro de agua aumenten en el sur de Europa y la región del Mediterráneo, Europa central, el centro y sur de América del Norte, América Central, el noreste de Brasil y el sur de África. [179]

Salud

Los seres humanos están expuestos al cambio climático a través de patrones climáticos cambiantes (temperatura, precipitación, aumento del nivel del mar y eventos extremos más frecuentes) e indirectamente a través de cambios en la calidad del agua, el aire y los alimentos y cambios en los ecosistemas, la agricultura, la industria y los asentamientos y la economía. [180] La contaminación del aire, los incendios forestales y las olas de calor causadas por el calentamiento global han afectado significativamente la salud humana, [181] y en 2007, la Organización Mundial de la Salud estimó que 150.000 personas morían cada año por problemas relacionados con el cambio climático. [182]

Un estudio de la Organización Mundial de la Salud [183] ​​concluyó que el cambio climático fue responsable del 3% de la diarrea, el 3% de la malaria y el 3,8% de las muertes por dengue en todo el mundo en 2004. La mortalidad atribuible total fue de aproximadamente el 0,2% de las muertes en 2004 de estos, el 85% fueron muertes infantiles. Se excluyeron de este estudio los efectos de tormentas más frecuentes y extremas.

Los impactos humanos incluyen tanto los efectos directos del clima extremo, que provocan lesiones y la pérdida de vidas, [184] como efectos indirectos, como la desnutrición provocada por las malas cosechas. Varias enfermedades infecciosas se transmiten más fácilmente en un clima más cálido, como el dengue, que afecta más gravemente a los niños, y la malaria. Los niños pequeños son los más vulnerables a la escasez de alimentos y, junto con las personas mayores, al calor extremo. [185]

Según un informe del Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente y el Instituto Internacional de Investigación Ganadera, el cambio climático puede facilitar los brotes de zoonosis, p. Ej. enfermedades que pasan de los animales al ser humano. Un ejemplo de estos brotes es la pandemia de COVID-19. [186]

Un efecto adicional menor son los aumentos de la duración y las concentraciones de la temporada de polen en algunas regiones del mundo. [187] [188] [132]

Proyecciones

Un estudio de 2014 de la Organización Mundial de la Salud [189] estimó el efecto del cambio climático en la salud humana, pero no todos los efectos del cambio climático se incluyeron en sus estimaciones. Por ejemplo, se excluyeron los efectos de tormentas más frecuentes y extremas. El informe asumió además un progreso continuo en salud y crecimiento. Aun así, se proyectaba que el cambio climático causaría 250.000 muertes adicionales por año entre 2030 y 2050. [190]

Los autores del informe de síntesis del IPCC AR4 [191]: 48 proyectaron con gran confianza que el cambio climático traerá algunos beneficios en las áreas templadas, como menos muertes por exposición al frío y algunos efectos mixtos, como cambios en el rango y el potencial de transmisión de la malaria en África. Se proyectaba que los beneficios se verían compensados ​​por los efectos negativos para la salud del aumento de las temperaturas, especialmente en los países en desarrollo.

El desarrollo económico es un componente importante de una posible adaptación al cambio climático. Sin embargo, el crecimiento económico por sí solo no es suficiente para aislar a la población mundial de las enfermedades y lesiones debidas al cambio climático. [180] La vulnerabilidad futura al cambio climático dependerá no solo del alcance del cambio social y económico, sino también de cómo se distribuyan en la sociedad los beneficios y costos del cambio. [192] Por ejemplo, en el siglo XIX, la rápida urbanización en Europa occidental provocó un desplome de la salud. [192] Otros factores importantes para determinar la salud de las poblaciones incluyen la educación, la disponibilidad de servicios de salud y la infraestructura de salud pública. [180]

El calentamiento por encima de 1,5 grados puede hacer que las regiones tropicales sean inhabitables, porque se sobrepasará el umbral de 35 grados de temperatura de bulbo húmedo (el límite de adaptación humana al calor y la humedad). El 43% de la población humana vive en los trópicos. [193]

Sobre la salud mental

En 2018, la Asociación Estadounidense de Psicología emitió un informe sobre el impacto del cambio climático en la salud mental. Dijo que "los cambios graduales y de largo plazo en el clima también pueden hacer surgir una serie de emociones diferentes, como el miedo, la ira, los sentimientos de impotencia o agotamiento". [194] En general, es probable que esto tenga el mayor impacto en los jóvenes. La científica social de California, Renee Lertzman, compara el estrés relacionado con el clima que ahora afecta a los adolescentes y a las personas de 20 años con los temores de la Guerra Fría que se apoderaron de los jóvenes baby boomers que alcanzaron la mayoría de edad bajo la amenaza de la aniquilación nuclear. [195] La investigación ha encontrado que, aunque hay experiencias emocionales intensificadas relacionadas con el reconocimiento y la anticipación del cambio climático y su impacto en la sociedad, estas son inherentemente adaptativas. Además, comprometerse con estas experiencias emocionales conduce a una mayor resiliencia, agencia, funcionamiento reflexivo y acción colectiva. Se anima a las personas a encontrar formas colectivas de procesar sus experiencias emocionales relacionadas con el clima para apoyar la salud mental y el bienestar. [196] Un estudio de 2018 encontró que los días inusualmente calurosos tienen efectos profundos en la salud mental y que el calentamiento global podría contribuir a aproximadamente 26,000 suicidios más en los EE. UU. Para 2050. [197] Un estudio publicado en abril de 2020 encontró que para fines del Las personas del siglo XXI podrían estar expuestas a niveles evitables de CO2 en interiores de hasta 1400 ppm, lo que sería el triple de la cantidad que se experimenta comúnmente al aire libre en la actualidad y, según los autores, puede reducir la capacidad básica de toma de decisiones de los seres humanos en interiores al

25% y pensamiento estratégico complejo por

Migración

El cambio ambiental gradual pero generalizado y los desastres naturales repentinos influyen en la naturaleza y el alcance de la migración humana, pero de diferentes maneras.

Comienzo lento

Es probable que los desastres de evolución lenta y la erosión ambiental gradual, como la desertificación, la reducción de la fertilidad del suelo, la erosión costera y el aumento del nivel del mar induzcan una migración a largo plazo. [201] Es probable que la migración relacionada con la desertificación y la reducción de la fertilidad del suelo proceda principalmente de las zonas rurales de los países en desarrollo a los pueblos y ciudades. [202]

El desplazamiento y la migración relacionados con el aumento del nivel del mar afectarán principalmente a quienes viven en ciudades cercanas a la costa. Más de 90 ciudades costeras de EE. UU. Ya están experimentando inundaciones crónicas y se espera que ese número se duplique para 2030. [203] Numerosas ciudades de Europa se verán afectadas por el aumento del nivel del mar, especialmente en los Países Bajos, España e Italia. [204] Las ciudades costeras de África también están amenazadas debido a la rápida urbanización y el crecimiento de asentamientos informales a lo largo de la costa. [205] Las naciones insulares bajas del Pacífico, incluidas Fiji, Kiribati, Nauru, Micronesia, las Islas Marshall, las Islas Salomón, Vanuatu, Timor Leste y Tonga, son especialmente vulnerables a la subida del nivel del mar. En julio de 2019, emitieron una declaración "afirmando que el cambio climático representa la mayor amenaza para los derechos humanos y la seguridad de las generaciones presentes y futuras de los pueblos de las islas del Pacífico" [206] y afirmaron que sus tierras podrían volverse inhabitables a partir de 2030. [ 207]

Naciones Unidas dice que ya hay 64 millones de migrantes humanos en el mundo que huyen de las guerras, el hambre, la persecución y los efectos del calentamiento global. [208] En 2018, el Banco Mundial estimó que el cambio climático provocará una migración interna de entre 31 y 143 millones de personas que escapen de las malas cosechas, la escasez de agua y el aumento del nivel del mar. El estudio solo incluyó África subsahariana, el sur de Asia y América Latina. [209] [210]

Un estudio de 2020 proyecta que las regiones habitadas por un tercio de la población humana podrían llegar a ser tan calientes como las partes más calientes del Sahara en 50 años sin un cambio en los patrones de crecimiento de la población y sin migración, a menos que se reduzcan las emisiones de gases de efecto invernadero. La temperatura promedio anual proyectada de más de 29 ° C para estas regiones estaría fuera del "nicho de temperatura humana", un rango sugerido para el clima biológicamente adecuado para los humanos basado en datos históricos de temperaturas medias anuales (MAT), y las regiones más afectadas han poca capacidad de adaptación a partir de 2020. [211] [212] La siguiente matriz muestra sus proyecciones para tamaños de población fuera del "nicho de temperatura humana" - y por lo tanto emigrantes potenciales de sus regiones - en diferentes escenarios de cambio climático y proyecciones de crecimiento de la población para 2070: [213]

Aparición repentina

Los desastres naturales repentinos tienden a generar desplazamientos masivos, que pueden ser de corta duración. Sin embargo, el huracán Katrina demostró que el desplazamiento puede durar mucho tiempo. Las estimaciones sugieren que una cuarta parte del millón de personas [214] desplazadas en la región de la costa del Golfo por el huracán Katrina no habían regresado a sus hogares cinco años después del desastre. [215] Mizutori, el representante especial del secretario general de la ONU para la reducción del riesgo de desastres, dice que millones de personas también son desplazadas de sus hogares cada año como resultado de desastres repentinos como olas de calor intensas, tormentas e inundaciones. Ella dice que los 'desastres de la crisis climática' están ocurriendo a un ritmo de uno por semana. [216]

Conflicto

Un estudio de 2013 encontró que los cambios climáticos significativos se asociaron con un mayor riesgo de conflicto en todo el mundo y predijo que "las tasas amplificadas de conflicto humano podrían representar un impacto social importante y crítico del cambio climático antropogénico en países de ingresos bajos y altos". [217] De manera similar, un estudio de 2014 encontró que las temperaturas más altas se asociaron con una mayor probabilidad de crímenes violentos y predijo que el calentamiento global causaría millones de tales crímenes solo en los Estados Unidos durante el siglo XXI. [218] El cambio climático puede empeorar los conflictos al exacerbar las tensiones por recursos limitados como el agua potable. El cambio climático tiene el potencial de causar grandes desplazamientos de población, que también pueden conducir a conflictos. [219]

Sin embargo, un estudio de 2018 en la revista Naturaleza Cambio Climático encontró que los estudios previos sobre la relación entre el cambio climático y el conflicto adolecían de sesgo de muestreo y otros problemas metodológicos. [220] Se considera que otros factores además del cambio climático son sustancialmente más importantes para afectar el conflicto (según la investigación de expertos). Estos factores incluyen la desigualdad intergrupal y el bajo desarrollo socioeconómico. [221]

A pesar de estos problemas, a los planificadores militares les preocupa que el calentamiento global sea un "multiplicador de amenazas". "Ya se trate de pobreza, escasez de alimentos y agua, enfermedades, inestabilidad económica o la amenaza de desastres naturales, la amplia gama de condiciones climáticas cambiantes puede ser de gran alcance. Estos desafíos pueden amenazar la estabilidad en gran parte del mundo". [222] Por ejemplo, el inicio de la Primavera Árabe en 2010 fue en parte el resultado de un aumento en los precios del trigo tras las pérdidas de cosechas de la ola de calor rusa de 2010. [223] [224]

Impacto económico

Los pronósticos económicos del impacto del calentamiento global varían considerablemente. Los investigadores han advertido que los modelos económicos actuales pueden subestimar seriamente el impacto del cambio climático potencialmente catastrófico y señalan la necesidad de nuevos modelos que brinden una imagen más precisa de los posibles daños. Sin embargo, un estudio reciente ha encontrado que las ganancias económicas globales potenciales si los países implementan estrategias de mitigación para cumplir con el objetivo de 2 ° C establecido en el Acuerdo de París están en la vecindad de los 17 billones de dólares por año hasta 2100 en comparación con un escenario de emisiones muy altas. . [225]

Las pérdidas globales revelan costos en rápido aumento debido a eventos climáticos extremos desde la década de 1970. [56] Los factores socioeconómicos han contribuido a la tendencia observada de pérdidas mundiales, como el crecimiento de la población y el aumento de la riqueza. [226] Parte del crecimiento también está relacionado con factores climáticos regionales, por ejemplo, cambios en las precipitaciones y eventos de inundaciones. Es difícil cuantificar el impacto relativo de los factores socioeconómicos y el cambio climático en la tendencia observada. [227] Sin embargo, la tendencia sugiere una creciente vulnerabilidad de los sistemas sociales al cambio climático. [227]

Un estudio de modelado de 2019 encontró que el cambio climático había contribuido a la desigualdad económica mundial. Los países ricos de las regiones más frías habían sentido poco impacto económico general del cambio climático o posiblemente se habían beneficiado, mientras que los países pobres más cálidos probablemente crecieron menos que si no se hubiera producido el calentamiento global. [228]

Los impactos económicos totales del cambio climático son difíciles de estimar, pero aumentan con los cambios de temperatura más altos. [229] Por ejemplo, se estima que los daños totales son un 90% menos si el calentamiento global se limita a 1,5 ° C en comparación con 3,66 ° C, un nivel de calentamiento elegido para representar ninguna mitigación. [230] Un estudio encontró una reducción del 3,5% en el PIB mundial para fines de siglo si el calentamiento se limita a 3 ° C, excluyendo el efecto potencial de los puntos de inflexión. Otro estudio señaló que el impacto económico mundial se subestima en un factor de dos a ocho cuando los puntos de inflexión se excluyen de la consideración. [230] En el escenario de altas emisiones de Oxford Economics, un aumento de la temperatura de 2 grados para el año 2050 reduciría el PIB mundial entre un 2,5% y un 7,5%. Para el año 2100 en este caso, la temperatura subiría 4 grados, lo que podría reducir el PIB global en un 30% en el peor de los casos. [231]

Las retroalimentaciones que se refuerzan a sí mismas amplifican y aceleran el cambio climático. [232] El sistema climático exhibe comportamiento de umbral o puntos de inflexión cuando estas retroalimentaciones llevan a partes del sistema de la Tierra a un nuevo estado, como la pérdida incontrolada de capas de hielo o la destrucción de demasiados bosques. [233] [234] Los puntos de inflexión se estudian utilizando datos del pasado lejano de la Tierra y mediante modelos físicos. [233] Ya existe un riesgo moderado de puntos de inflexión globales a 1 ° C por encima de las temperaturas preindustriales, y ese riesgo aumenta a 2,5 ° C. [235]

Los puntos de inflexión son "quizás el aspecto más 'peligroso' de los cambios climáticos futuros", lo que lleva a impactos irreversibles en la sociedad. [236] Muchos puntos de inflexión están interrelacionados, por lo que activar uno puede conducir a una cascada de efectos, [237] incluso muy por debajo de los 2 grados de calentamiento. [238] Un estudio de 2018 afirma que el 45% de los problemas ambientales, incluidos los causados ​​por el cambio climático, están interconectados y aumentan el riesgo de un efecto dominó. [239] [240]

Selva amazónica

La lluvia que cae en la selva amazónica se recicla cuando se evapora nuevamente a la atmósfera en lugar de escaparse de la selva tropical. Esta agua es esencial para sustentar la selva tropical. Debido a la deforestación, la selva tropical está perdiendo esta capacidad, agravada por el cambio climático que trae sequías más frecuentes al área. La mayor frecuencia de sequías observada en las dos primeras décadas del siglo XXI indica que un punto de inflexión de la selva tropical a la sabana podría estar cerca. [241]

Capas de hielo de Groenlandia y la Antártida occidental

El derretimiento futuro de la capa de hielo de la Antártida occidental es potencialmente abrupto en un escenario de altas emisiones, como consecuencia de un colapso parcial. [242] Parte de la capa de hielo está asentada sobre un lecho rocoso por debajo del nivel del mar, lo que la hace posiblemente vulnerable al proceso de auto-mejoramiento de la inestabilidad de la capa de hielo marina. Otra hipótesis es que inestabilidad del acantilado de hielo marino también contribuiría a un colapso parcial, pero hay evidencia limitada disponible sobre su importancia. [243] Un colapso parcial de la capa de hielo conduciría a un rápido aumento del nivel del mar y una disminución local de la salinidad del océano. Sería irreversible en una escala de tiempo entre décadas y milenios. [242]

A diferencia de la capa de hielo de la Antártida occidental, se prevé que el derretimiento de la capa de hielo de Groenlandia se producirá de forma más gradual a lo largo de milenios. [242] Un calentamiento sostenido entre 1 ° C (nivel de confianza bajo) y 4 ° C (nivel de confianza medio) conduciría a una pérdida completa de la capa de hielo, contribuyendo 7 m al nivel del mar en todo el mundo. [244] La pérdida de hielo podría volverse irreversible debido a una retroalimentación adicional que se mejora a sí misma: la retroalimentación del balance de masa de la superficie de elevación. Cuando el hielo se derrite encima de la capa de hielo, la elevación desciende. Como la temperatura del aire es más alta a menor altitud, esto promueve un mayor derretimiento. [245]

Circulación de vuelco meridional del Atlántico

La circulación de vuelco meridional del Atlántico (AMOC), un componente importante del sistema climático de la Tierra, es un flujo hacia el norte de agua cálida y salada en las capas superiores del Atlántico y un flujo hacia el sur de agua más fría en el Atlántico profundo. [247]: 5 Los impactos potenciales asociados con los cambios de AMOC incluyen un calentamiento reducido o (en el caso de un cambio abrupto) un enfriamiento absoluto de las áreas de latitudes altas del norte cerca de Groenlandia y el noroeste de Europa, un aumento del calentamiento de las latitudes altas del hemisferio sur, secado, así como cambios en los ecosistemas marinos, vegetación terrestre, CO oceánico
2 absorción, concentraciones de oxígeno oceánico y cambios en las pesquerías. [248]

Según una evaluación de 2019 en el Informe especial del IPCC sobre el océano y la criosfera en un clima cambiante, es muy probable (más del 90% de probabilidad, según el juicio de expertos) que la fuerza del AMOC disminuya aún más en el transcurso del día 21. siglo. [249] Todavía se espera que se produzca un calentamiento en la mayor parte de la región europea aguas abajo de la corriente del Atlántico norte en respuesta al aumento de los gases de efecto invernadero, así como en América del Norte. Con una confianza media, el IPCC afirmó que es muy poco probable (menos del 10% de probabilidad) que el AMOC colapse en el siglo XXI. [249] Las posibles consecuencias de tal colapso podrían ser graves. [247]: 5

Cambio irreversible

Compromiso de calentamiento con el CO 2 concentraciones.

Si las emisiones de CO
Si se detuvieran abruptamente y no se implementaran tecnologías de emisión negativa, el clima de la Tierra no comenzaría a regresar a su estado preindustrial. En cambio, las temperaturas se mantendrían elevadas al mismo nivel durante varios siglos. Después de aproximadamente mil años, del 20% al 30% del CO emitido por humanos
2 permanecerán en la atmósfera, no absorbidos por el océano o la tierra, lo que provocará que el clima se caliente mucho después de que se hayan detenido las emisiones. [250] Las vías que mantienen el calentamiento global por debajo de 1,5 ° C a menudo dependen de la eliminación a gran escala de CO
2, cuya viabilidad es incierta y tiene claros riesgos. [251]

Impactos irreversibles

Hay una serie de ejemplos de impactos del cambio climático que pueden ser irreversibles, al menos a lo largo de la escala de tiempo de muchas generaciones humanas. [252] Estos incluyen las singularidades a gran escala, como el derretimiento de las capas de hielo de Groenlandia y la Antártida occidental, y cambios en el AMOC. [252] En los sistemas biológicos, la extinción de especies sería un impacto irreversible. [252] En los sistemas sociales, las culturas únicas pueden perderse debido al cambio climático. [252] Por ejemplo, los seres humanos que viven en islas de atolones enfrentan riesgos debido al aumento del nivel del mar, el calentamiento de la superficie del mar y el aumento de la frecuencia e intensidad de los fenómenos meteorológicos extremos. [253]


Cómo las plantas se adaptan rápidamente a las cambiantes condiciones ambientales

LA JOLLA - (30 de junio de 2021) Los científicos, y los jardineros, saben desde hace mucho tiempo que las plantas crecen más altas y florecen antes cuando son sombreadas por vecinos cercanos. Ahora, por primera vez, los investigadores del Instituto Salk han mostrado el funcionamiento interno detallado de este proceso.

El estudio, publicado el 17 de junio de 2021 en Genética de la naturaleza, ofrece una nueva comprensión de cómo la actividad genética dirige el crecimiento de las plantas y la rapidez con que las plantas responden a su entorno, con condiciones de luz cambiantes que desencadenan cambios moleculares en tan solo cinco minutos. Los hallazgos brindan información sobre cómo aumentar el rendimiento y salvaguardar la producción mundial de alimentos a medida que el cambio climático reduce la tierra cultivable del planeta.

"Este artículo muestra, en alta resolución, cómo las plantas responden a cambios ambientales sutiles a nivel celular", dice la coautora correspondiente Joanne Chory, directora del Laboratorio de Biología Celular y Molecular Vegetal de Salk, investigadora del Instituto Médico Howard Hughes y titular de la Howard H. y Maryam R. Newman, Cátedra de Biología Vegetal. "El trabajo que revela cómo las plantas pueden adaptarse a mayores tensiones ambientales será crítico a medida que se intensifiquen los efectos del cambio climático".

Las plantas a la sombra crecen más rápido y más altas en un esfuerzo por atravesar el dosel y alcanzar más luz. Al mismo tiempo, las condiciones de crecimiento sombreadas hacen que florezcan y produzcan semillas antes de lo normal, para poder competir con otras plantas. Estas respuestas pueden ser útiles para las flores silvestres que crecen en una pradera, pero en las granjas pueden reducir la producción y dar como resultado cultivos amargos y de baja calidad, como lo sabe cualquier jardinero cuya lechuga haya arrancado.

En el nuevo estudio, los investigadores analizaron el papel de factores de transcripción específicos en la activación de esta respuesta de crecimiento. Los factores de transcripción son proteínas que activan o desactivan genes al unirse al ADN.

El equipo trabajó con plántulas mutantes que carecen de factores de transcripción llamados PIF (FACTORES DE INTERACCIÓN DE FITOCROMO). Cuando cultivaron estas plantas en un entorno que simulaba sombra, las plantas sin ciertos PIF no se alargaron ni aceleraron su crecimiento, sino que continuaron creciendo normalmente como si estuvieran a plena luz del sol. Anteriormente, el laboratorio de Chory demostró que PIF7 juega el papel más importante en la regulación del crecimiento inducido por la sombra.

Luego, los investigadores observaron más de cerca el papel de las histonas en este proceso, en particular la variante de histonas H2A.Z. Las histonas son proteínas que actúan como carretes de hebras de ADN. Cuando las histonas se intercambian o modifican, pueden funcionar para activar o suprimir ciertos genes.

Los científicos descubrieron que la sombra del dosel conducía a la eliminación de la histona H2A.Z en los genes reguladores del crecimiento a través de la unión al ADN de PIF7, que a su vez activaba su expresión.

Mediante el uso de intervalos de tiempo muy cortos para sus experimentos, los investigadores encontraron que PIF7 se activa, se une a sus genes objetivo e inicia la eliminación de H2A.Z, todo dentro de los primeros 5 minutos después de que la planta experimente la sombra del dosel.

"Nuestro estudio describe otro paso hacia una comprensión mecanicista de cómo las plantas alteran su expresión genética en respuesta a un entorno cambiante", dice el coautor para correspondencia Joseph Ecker, investigador del Instituto Médico Howard Hughes y profesor en el Laboratorio de Análisis Genómico de Salk.

Estudios anteriores habían identificado que los PIF y H2A.Z tenían un papel importante en las respuestas de las plantas expuestas a altas temperaturas; sin embargo, no se conocía el momento de los eventos, señala el coautor Bj & # 246rn Willige, un especialista en investigación del Instituto Médico Howard Hughes en el Laboratorio de Chory.

"Nuestro estudio revela el mecanismo con gran detalle y también muestra la naturaleza rápida de la respuesta. Descubrimos que cuando PIF7 está activo, se une al ADN. Y nuestros datos indican que esto conduce a la eliminación de H2A.Z del ADN. Posteriormente, los genes se activan y luego esto induce el crecimiento para superar a las plantas vecinas ", dice Willige.

La velocidad del proceso fue inesperada, dice el coautor Mark Zander, profesor asistente en el Instituto Waksman de Microbiología de la Universidad de Rutgers. Señaló que, además de desencadenar la respuesta al estrés en cinco minutos, el paisaje de histonas también se recuperó rápidamente cuando se eliminó la sombra.

"Cuando eliminamos la sombra, los niveles de H2A.Z en los genes diana PIF7 volvieron a la normalidad en 30 minutos", dice. "Me sorprendió lo dinámico que es el proceso, que es realmente la base de la elegancia de nuestro estudio".

Los PIF juegan un papel importante en el crecimiento, desarrollo y defensa de las plantas contra las plagas. Por lo tanto, el equipo espera que sus hallazgos puedan traducirse en otras respuestas de las plantas que son importantes para los agricultores, especialmente en relación con ayudar a las plantas a ser más resistentes al cambio climático. La iniciativa de aprovechamiento de plantas del Instituto Salk busca ayudar a resolver el cambio climático mediante la optimización de la capacidad natural de las plantas para capturar y almacenar carbono.

Otros autores del estudio fueron Chan Yul Yoo de la Universidad Estatal de Oklahoma Amy Phan, Renee M. Garza, Shelly A. Trigg, Yupeng He, Joseph Nery y Huaming Chen de Salk y Meng Chen de la Universidad de California, Riverside.

La investigación fue apoyada por la National Science Foundation, el Departamento de Energía de EE. UU., La Fundación Gordon y Betty Moore, los Institutos Nacionales de Salud, el Instituto Médico Howard Hughes, la Organización Europea de Biología Molecular, el Programa de Ciencias Humanas Fronteras y Deutsche Forschungsgemeinschaft.

Acerca del Instituto Salk de Estudios Biológicos:

Cada cura tiene un punto de partida. El Instituto Salk encarna la misión de Jonas Salk de atreverse a hacer realidad los sueños. Sus científicos galardonados y de renombre internacional exploran los fundamentos mismos de la vida, buscando nuevos conocimientos en neurociencia, genética, inmunología, biología vegetal y más. El Instituto es una organización independiente sin fines de lucro y un hito arquitectónico: pequeño por elección, íntimo por naturaleza y valiente ante cualquier desafío. Ya sea cáncer o Alzheimer, envejecimiento o diabetes, Salk es donde comienzan las curas. Obtenga más información en: salk.edu.

Descargo de responsabilidad: AAAS y EurekAlert! no son responsables de la precisión de los comunicados de prensa publicados en EurekAlert. por las instituciones contribuyentes o para el uso de cualquier información a través del sistema EurekAlert.


NASA y la nueva urgencia del cambio climático

El “cambio climático” está cambiando. Ha habido un impulso creciente por parte de científicos, defensores del medio ambiente y otros para referirse al clima cambiante de la Tierra como una "crisis climática" o incluso una "emergencia climática" para reflejar mejor la gravedad del problema y la urgencia de tomar medidas para mitigar lo peor. de sus efectos. El 12 de abril, por ejemplo, la venerable revista Scientific American anunció que ahora usaría el término "emergencia climática" en su lugar.

Esa urgencia se extiende a la Casa Blanca. Desde que asumió el cargo el 20 de enero, el presidente Joe Biden ha anunciado una serie de medidas relacionadas con el cambio climático, incluida una orden ejecutiva titulada “Abordar la crisis climática en el hogar y en el extranjero” y anunciando que Estados Unidos se volvería a unir al Acuerdo Climático de París. Esas acciones no son sorprendentes, ya que la campaña de Biden el año pasado hizo que abordar el cambio climático fuera una de sus principales prioridades generales junto con la pandemia, la recuperación económica y la equidad racial.

El presidente Joe Biden y la vicepresidenta Kamala Harris caminan desde el jardín de rosas de la Casa Blanca hasta la Oficina Oval el 12 de marzo de 2021, luego de sus comentarios celebrando la aprobación del Plan de Rescate de Estados Unidos. Crédito: Foto oficial de la Casa Blanca por Adam Schultz.

Cuando Biden ganó las elecciones en noviembre, muchos en la industria espacial esperaban, y algunos, tal vez, temían, que la NASA cambiara de dirección, enfatizando el cambio climático sobre los vuelos espaciales tripulados. La plataforma del Partido Demócrata solo mencionó brevemente el espacio, pero incluyó el "fortalecimiento" de los programas de observación de la Tierra "para comprender mejor cómo el cambio climático está afectando a nuestro planeta de origen".

Tres meses después de la nueva administración, está cada vez más claro que esos cambios no son tan radicales como algunos podrían haber pensado. Hay, en declaraciones de la NASA y la Casa Blanca, signos de un mayor énfasis en la investigación del cambio climático y un aumento de la financiación, pero no necesariamente a expensas de otros programas científicos o de vuelos espaciales humanos. Y, a pesar de su experiencia en la investigación de las ciencias de la Tierra, la NASA ha tenido que luchar para ganar un papel en discusiones más amplias sobre políticas de cambio climático.

UNA NUEVA GENERACIÓN DE SATÉLITES DE CIENCIAS DE LA TIERRA

La expresión más fuerte de las políticas de cualquier administración es su presupuesto. La administración de Biden ha tardado en implementar su propuesta de presupuesto para el año fiscal 2022, pero finalmente publicó un esquema presupuestario para gastos discrecionales, que incluye a la NASA, el 9 de abril.

Esa propuesta de presupuesto ofrece al programa de ciencias de la Tierra de la NASA, que recibió $ 2 mil millones en el año fiscal 2021, un aumento de $ 250 millones, o 12,5%. El documento declaró que la financiación adicional se utilizaría "para iniciar la próxima generación de satélites de observación de la Tierra para estudiar cuestiones urgentes de la ciencia del clima", pero no ofreció otros detalles.

Sin embargo, ese financiamiento es solo una pequeña parte de la inversión general de la administración en la investigación del cambio climático. El presupuesto incluye más de $ 4 mil millones "para mejorar la comprensión del clima cambiante e informar las medidas de adaptación y resiliencia", afirmó la propuesta. La NOAA, por ejemplo, obtendría un aumento de aproximadamente 500 millones de dólares para acelerar el trabajo en una nueva generación de satélites meteorológicos que también proporcionarían datos para estudiar el cambio climático. Y el presupuesto general de la NASA aumentó un 6,3%, y la tecnología espacial y los vuelos espaciales tripulados también aumentaron.

Ni la Casa Blanca ni la NASA han dado más detalles sobre cómo propuso usar esa financiación adicional más allá de los nuevos satélites.Sin embargo, la expectativa generalizada en el campo de las ciencias de la Tierra es que la financiación permitirá a la NASA acelerar el desarrollo de las misiones recomendadas por el estudio decenal de las ciencias de la Tierra publicado hace más de tres años.

Ese estudio decenal recomendó cinco "observables designados", que no son conceptos de misión específicos sino tipos de mediciones, desde observaciones de aerosoles en la atmósfera hasta imágenes hiperespectrales. La encuesta incluyó costos teóricos para cada uno de los cinco observables designados que van desde $ 300 millones a $ 800 millones.

"No veo esto como un menú de sistemas entre los que puede seleccionar. Veo esto como un observatorio integrado, donde estamos observando todos los principales 'movimientos musculares' del sistema de la Tierra ”, dijo Karen St. Germain, directora de la división de ciencias de la Tierra de la NASA, de los observables designados durante una reunión del 24 de marzo de un Comité de Academias Nacionales.

Ella comparó esas misiones propuestas con la red de naves espaciales del Sistema de Observación de la Tierra hace tres décadas. "Esto tiene el potencial de ser la base sobre la que se asientan dos generaciones de científicos", dijo.

Una descripción general de la flota de satélites de observación de la Tierra existente y planificada de la NASA hasta 2023. Crédito: Gráfico de la NASA

La NASA ha estado trabajando para convertir esos observables designados en misiones completas. Cuatro de los cinco, dijo, se están acercando al nivel de desarrollo “previo a la Fase A”, donde la agencia realiza estudios de concepto. La excepción es la deformación y el cambio de la superficie, ya que se basará en la misión de radar de apertura sintética NISAR que aún están desarrollando la NASA y la agencia espacial india ISRO.

Un aumento presupuestario podría permitir a la NASA avanzar con esos estudios de conceptos más rápido, particularmente aquellos con fuertes vínculos con la ciencia del clima. “Creo que ya estamos avanzando en eso en esta administración, donde están acelerando algunas de las misiones en la NASA que serán realmente críticas para ayudarnos a comprender y ser más resilientes a los efectos del clima. cambio ”, dijo Ellen Stofan, la ex científica jefa de la NASA que dirigió el equipo de transición de la NASA de la administración Biden.

Stofan, hablando en un panel de discusión de la Universidad de Georgetown el 12 de abril, mencionó otra razón para acelerar esas misiones decenales propuestas: garantizar la continuidad de las mediciones con las misiones científicas de la Tierra existentes pero envejecidas. "Cuando intentas comprender este planeta, lo que realmente necesitas son líneas de base largas de datos consistentes, de modo que puedas usar esos datos para mostrar que la Tierra está cambiando", dijo.

"Varios de los satélites e instrumentos de carga han estado en el espacio casi 20 años y están llegando al final de su vida útil", dijo Gavin Schmidt, científico del clima y director del Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA en Nueva York. York. "Mantener la continuidad de estos registros es muy importante".

OBTENER LA ATENCIÓN DE LA CASA BLANCA

Schmidt ha asumido un nuevo papel con respecto a los estudios de cambio climático en la NASA. La agencia anunció el 3 de febrero que se desempeñaría, al menos de manera interina, como su primer asesor climático senior.

"Este puesto proporcionará información y recomendaciones críticas al liderazgo de la NASA para el espectro completo de programas de ciencia, tecnología e infraestructura de la agencia relacionados con el clima", dijo Steve Jurczyk, administrador interino de la NASA, en un comunicado anunciando el nombramiento de Schmidt. Eso incluye promover la investigación de la NASA para estudiar el cambio climático, así como trabajar en otras partes de la agencia, como la aeronáutica, para mitigarlo mediante la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. También implica trabajar con la comunidad científica en general y con otras agencias gubernamentales.

"La gente ahora está pidiendo nuestro consejo sobre la ciencia del clima, que no fue por un tiempo", dijo Schmidt durante una charla pública en la Semana de la Ciencia Espacial de las Academias Nacionales el 23 de marzo, una referencia indirecta al desprecio percibido por la administración Trump por el clima. Ciencias. "Creo que hay un impulso recientemente fortalecido del poder ejecutivo para hacer más sobre el clima en toda una franja de áreas".

Dijo que el trabajo va más allá de la investigación y la divulgación de la ciencia climática. Entre otras cosas, la NASA está trabajando en formas de reducir su propia huella de carbono y hacer que sus instalaciones sean "más resistentes" a los efectos del cambio climático, como el aumento del nivel del mar y las marejadas ciclónicas más frecuentes que pueden amenazar los sitios costeros.

"Además, se nos pide que nos aseguremos de que la ciencia que hacemos vaya a las personas que podrían usarla", agregó. "Estamos involucrados en múltiples esfuerzos para informar a los tomadores de decisiones o para ayudarlos a tomar decisiones basadas en las observaciones que estamos haciendo y nuestros análisis y modelos".

Gavin Schmidt, asesor climático senior interino de la NASA. Crédito: Instituto Goddard de Estudios Espaciales de la NASA

Pero si bien la NASA puede ofrecer sus consejos y conocimientos sobre el cambio climático, conseguir un asiento en la mesa donde se toman las decisiones políticas es más difícil. La Casa Blanca, como parte de esa orden ejecutiva de cambio climático, estableció un Grupo de Trabajo Nacional sobre el Clima que incluía más de 20 departamentos del gabinete y otras agencias. Su trabajo, decía la orden, es desarrollar un enfoque de todo el gobierno para hacer frente al cambio climático.

Sin embargo, ese enfoque de todo el gobierno no involucró inicialmente a todas las agencias gubernamentales involucradas en el cambio climático. Si bien el grupo de trabajo contó con una amplia gama de agencias, como el Departamento de Comercio, que incluye a la NOAA, estuvo ausente notablemente la NASA.

No estaba claro por qué la NASA fue excluida del grupo de trabajo, pero el 18 de marzo la agencia anunció que se había agregado. "Dada nuestra capacidad única para observar el planeta desde el espacio y los registros de datos a largo plazo que hemos podido reunir, la NASA está en una posición privilegiada para informar las decisiones políticas en la administración actual y más allá", dijo Schmidt en un comunicado que anunciaba que la NASA ahora era parte del grupo de trabajo.

"No fue una cantidad de trabajo trivial asegurarse de que la NASA estuviera en el grupo de trabajo climático", dijo Bhavya Lal, jefe de personal de la NASA, en el panel de la Universidad de Georgetown. "Tuvimos que llamar a mucha gente y aguzar el oído para convencerlos del valor de la NASA".

En declaraciones al comité científico del Consejo Asesor de la NASA el 14 de abril, St. Germain señaló que la participación de la NASA en esa orden ejecutiva va más allá del grupo de trabajo. “Las tecnologías y la investigación de la NASA, y la ciencia aplicada en particular, realmente apoyan algunas de las iniciativas mencionadas en la orden ejecutiva”, dijo. Eso incluye proporcionar datos y modelos para respaldar los análisis de riesgos climáticos y los estudios de las emisiones de gases de efecto invernadero.

Aún no se ha determinado cómo encaja el grupo de trabajo sobre el clima en la iniciativa más amplia de cambio climático de la administración, un tema que va más allá de la NASA. La National Science Foundation (NSF) realizó una llamada con los periodistas el 8 de abril para discutir los diversos tipos de ciencia climática que apoya, desde examinar núcleos de hielo que muestran cómo cambió el clima en el pasado hasta estudiar los efectos del cambio climático en curso, como la acidificación de los océanos.

“Intentamos asegurarnos de que nuestras inversiones estén en conjunto con lo que otras agencias están pensando y haciendo, de modo que el todo sea mayor que la suma de las partes”, dijo Anjuli Bamzai, asesor científico senior para el cambio climático global en NSF.

Sin embargo, ofreció pocos detalles sobre cómo ese grupo de trabajo climático encajaba en esos planes. “Supongo que se está debatiendo en los niveles más altos de la agencia. Tendremos más información próximamente ”, dijo. NSF, como la NASA inicialmente, quedó fuera del grupo de trabajo.

Otra incertidumbre es cómo la NASA podría tener en cuenta el plan de infraestructura de $ 3 billones de la administración, conocido formalmente como el Plan de Empleo Estadounidense. Un elemento de ese plan es el apoyo a las actividades de investigación y desarrollo, particularmente en ciencia del clima. Una hoja informativa del 31 de marzo propone gastar $ 40 mil millones en la mejora de la infraestructura de investigación, incluido el establecimiento de un nuevo laboratorio nacional centrado en el clima. 35.000 millones de dólares adicionales se destinarían a la "gama completa de soluciones necesarias para lograr avances tecnológicos que aborden la crisis climática".

Sin embargo, el documento no detalla cómo esos fondos podrían asignarse entre las agencias que trabajan en ciencia climática y tecnologías relacionadas, más allá de respaldar una importante inversión en NSF para crear una dirección de tecnología allí. El documento presupuestario del año fiscal 2022 sí señala que parte del aumento propuesto de $ 325 millones para los programas de tecnología espacial de la NASA se destinaría a "una nueva investigación de tecnología espacial en etapa inicial que respaldaría el desarrollo de energía limpia".

"La NASA, con su equipo político entrante, ha estado involucrada en una serie de discusiones en varias etapas", dijo Thomas Zurbuchen, administrador asociado de ciencia de la NASA, cuando la Junta de Estudios Espaciales de las Academias Nacionales le preguntó en marzo cómo podría estar involucrada la agencia. en ese plan de infraestructura. “Se están discutiendo opciones, pero yo diría que es demasiado pronto para empezar a inclinarse hacia un lado u otro. Estamos teniendo las discusiones adecuadas ".

Esas discusiones llevan tiempo, al igual que el proceso general de establecimiento de políticas y obtención de fondos, lo que puede explicar la falta de detalles y el enfoque cauteloso que ha estado adoptando la NASA. (Por ejemplo, la presentación del comité científico del Consejo Asesor de la NASA de St. Germain se incluyó originalmente en la agenda como "Ciencias de la Tierra y la Agenda Climática del Presidente" antes de ser revisada en la versión final a la más anodina "Actualización de Ciencias de la Tierra"). es realmente una crisis climática o una emergencia climática, el ritmo deberá acelerarse.

Este artículo apareció originalmente en la edición del 19 de abril de 2021 de la revista SpaceNews.


La verdad detrás de las promesas climáticas del Acuerdo de París: "Insuficiente para abordar el cambio climático"

Casi tres cuartas partes de las 184 promesas climáticas hechas en virtud del Acuerdo de París destinadas a frenar las emisiones de gases de efecto invernadero son inadecuadas para frenar el cambio climático, y algunos de los mayores emisores del mundo continuarán aumentando las emisiones, según un panel de expertos de clase mundial. científicos del clima. Son estas crecientes emisiones de gases de efecto invernadero las que están impulsando el cambio climático.

La verdad detrás de las promesas climáticas, un nuevo informe publicado por el Fondo Ecológico Universal, examina en gran detalle las 184 promesas voluntarias del Acuerdo de París, el primer esfuerzo global colectivo para abordar el cambio climático.

& # 8220 El examen exhaustivo encontró que, con pocas excepciones, las promesas de las naciones ricas, de ingresos medios y pobres son insuficientes para abordar el cambio climático, & # 8221 dice Sir Robert Watson, ex presidente del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático y coautor de el informe. & # 8220Simplemente, las promesas son demasiado pequeñas, demasiado tarde. & # 8221

De las 184 promesas, casi el 75 por ciento se consideró insuficiente para evitar que el cambio climático continúe acelerándose en la próxima década, según el informe y sus coautores.

De las 184 promesas, solo 36 se consideraron suficientes en función de los compromisos de reducir las emisiones en al menos un 40 por ciento para 2030 12 promesas se consideraron parcialmente suficientes para sus compromisos de reducir las emisiones entre 40 y 20 por ciento para 2030 136 promesas fueron parcial o totalmente insuficientes. Ver anexo para mapa y tablas con los detalles de la clasificación de las 184 promesas.

Cambiar la generación de electricidad de carbón a energías renovables puede reducir rápidamente las emisiones de CO2. Crédito: Fondo Ecológico Universal

& # 8220Basado en nuestro análisis meticuloso de las promesas climáticas, es ingenuo esperar que los esfuerzos del gobierno actual para ralentizar sustancialmente el cambio climático & # 8221, dice el Dr. James McCarthy, profesor de Oceanografía en la Universidad de Harvard y coautor del informe. & # 8220 No reducir las emisiones drásticamente y rápidamente resultará en un desastre ambiental y económico por el cambio climático inducido por el hombre. & # 8221

Algo más de la mitad de las emisiones de gases de efecto invernadero (GEI), el principal impulsor del cambio climático, proviene de cuatro naciones: China con el 26,8% de las emisiones globales de GEI, Estados Unidos (13,1%), India (7%) y Rusia (4,6%). por ciento):

  • China e India han presentado compromisos para reducir su intensidad de emisiones en relación con el PIB para 2030, que es probable que se cumplan, pero sus emisiones seguirán aumentando en la próxima década debido al crecimiento económico. El informe califica ambas promesas como insuficientes, ya que no contribuirán a reducir las emisiones globales en un 50 por ciento para 2030.
  • Estados Unidos (EE. UU.) Ha notificado su intención de retirarse del Acuerdo de París. La Administración Trump ha recortado las principales regulaciones federales destinadas a frenar las emisiones. Por lo tanto, el compromiso de Estados Unidos presentado por la administración Obama de reducir las emisiones en un 26-28 por ciento para 2025 está en & # 8220limbo & # 8221. Debido al cambio en la política federal, el informe califica el compromiso de Estados Unidos como insuficiente.
  • Rusia ni siquiera ha presentado una promesa climática.

Solo la Unión Europea (con sus 28 Estados miembros), uno de los cinco principales emisores de GEI con el 9 por ciento de los GEI mundiales, ha adoptado una posición agresiva contra el cambio climático. Se espera que la UE reduzca las emisiones de GEI en un 58 por ciento por debajo del nivel de 1990 para 2030. Esto excede el compromiso de la UE de & # 8220 al menos el 40 por ciento de las emisiones de GEI por debajo del nivel de 1990. & # 8221 El informe califica el compromiso de la UE como suficiente.

Las 152 promesas restantes son de naciones responsables del 32,5 por ciento de las emisiones globales de GEI. De ese total, 127 países o casi el 70 por ciento han presentado planes condicionales para reducir las emisiones de GEI. Las promesas de estas naciones dependen de la asistencia técnica y el financiamiento de las naciones ricas, estimadas en $ 100 mil millones anuales, para su implementación. La provisión de esta asistencia ha sido más difícil de lo que se anticipó en 2015. Tanto Estados Unidos como Australia han dejado de hacer contribuciones.

& # 8220 Simplemente, las promesas son demasiado escasas, demasiado tarde. & # 8221 - Sir Robert Watson

Todos los países deben reducir las emisiones para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, aunque no todos los países tienen la misma responsabilidad debido al principio de responsabilidad diferenciada, las emisiones históricas, las emisiones actuales por persona y la necesidad de desarrollo. Algunos países requerirán asistencia internacional.

Otro indicador que refleja la falta de acción para combatir el cambio climático: el 97 por ciento de las 184 promesas climáticas son las mismas que se presentaron inicialmente en 2015-2016 después de la adopción del Acuerdo de París. Solo seis países han revisado sus promesas: 4 países aumentaron su plan para reducir las emisiones 2 naciones debilitaron sus promesas.

& # 8220Incluso si todos los compromisos climáticos que son voluntarios se implementan por completo, cubrirán menos de la mitad de lo que se necesita para limitar la aceleración del cambio climático en la próxima década & # 8221, dice el Dr. Watson.

& # 8220Demostramos que muchas promesas climáticas continuarían aumentando las emisiones. & # 8221 - Liliana Hisas

Se proyecta que las emisiones globales de GEI sean de 54 GtCO2-eq (gigatoneladas de todos los GEI combinados, expresados ​​en CO2 equivalente) para 2030, si todos los compromisos se implementan por completo. Para mantenerse por debajo de 1,5ºC por encima de los tiempos preindustriales, un objetivo del Acuerdo de París, las emisiones globales de gases de efecto invernadero en 2030 deberían ser de solo 27 GtCO2-eq. Esto significa que la acción para abordar el cambio climático debe duplicarse o triplicarse en la próxima década para reducir las emisiones en un 50 por ciento para 2030.

& # 8220Los compromisos actuales no resolverán el desafío del cambio climático, porque las emisiones globales de GEI deben reducirse a la mitad para la próxima década y a cero netas para mediados de siglo, & # 8221, dice el Dr. Nebojsa Nakicenovic, ex Director de Evaluación Global de Energía, ex Líder de Convocatoria Autor del Grupo de Trabajo III del IPCC y coautor del informe. & # 8220 En el mejor de los casos, solo posponen el problema unos años. & # 8221

& # 8220No hay una manera fácil de comparar las promesas porque no tienen un denominador común. Es por eso que clasificamos las promesas en función de sus compromisos de reducción de emisiones, & # 8221, dice Liliana Hisas, directora ejecutiva de UEF & # 8217s e investigadora principal del informe. & # 8220Demostramos que muchas promesas climáticas continuarían aumentando las emisiones. & # 8221

El reloj está corriendo. La próxima década es una prueba.

& # 8220 El cambio climático ya está afectando negativamente la salud humana, los medios de vida, los alimentos, el agua, la biodiversidad, los océanos y el crecimiento económico & # 8221, dice el Dr. Pablo Canziani, científico principal del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, profesor en Argentina & # 8217s Universidad Tecnológica Nacional y coautor del informe.

Si las naciones no logran reducir a la mitad las emisiones de GEI para la próxima década, es probable que el número de huracanes, tormentas severas, incendios forestales y sequías se dupliquen en número, intensidad y pérdidas económicas. El costo: $ 2 mil millones al día para 2030, un precio que el mundo no puede pagar.

El 70 por ciento de los GEI son emisiones de CO2 de combustibles fósiles.

Aproximadamente el 70 por ciento de las emisiones globales de GEI provienen del dióxido de carbono (CO2), debido a los combustibles fósiles. Las emisiones de CO2 pueden reducirse rápida y drásticamente de forma rentable.

Cambiar la generación de electricidad de carbón a energías renovables puede reducir rápidamente las emisiones de CO2, lo que significa eliminar y cerrar 2.400 centrales eléctricas de carbón en todo el mundo en la próxima década. Esto es viable y rentable. Una barrera: las unidades de 250 carbón están ahora en construcción y representan una enorme inversión potencial varada.

& # 8220Los líderes deben adoptar nuevas políticas para cerrar las centrales eléctricas de carbón y promover fuentes de energía renovables y libres de carbono, como la energía eólica, solar e hidroeléctrica & # 8221, dice el Dr. McCarthy. & # 8220Estas son tareas que los individuos no pueden & # 8217 hacer, pero pueden esperar razonablemente que sus líderes lo hagan. & # 8221

En segundo lugar, es imperativo que aumentemos la eficiencia energética, lo que puede reducir las emisiones de CO2 en un 40 por ciento para 2040, según la Agencia Internacional de Energía. Las personas pueden ser contribuyentes importantes a esas reducciones de emisiones. A nivel mundial, los hogares ahorrarán más de $ 500 mil millones de dólares en facturas de energía al año.
& # 8220Desde el uso de automóviles y electricidad doméstica hasta los procesos industriales, el potencial de mejora de la eficiencia en el uso de energía es tan grande que los niveles actuales de uso de energía serían suficientes para proporcionar todos los servicios energéticos para 2030, & # 8221, dice el Dr. Nakicenovic. & # 8220 Este es un elemento crítico, ya que se espera que la población mundial sea de 8.500 millones en una década o 1.200 millones de personas más. & # 8221

& # 8220Las actividades que cada uno de nosotros hacemos todos los días contribuyen al cambio climático. Al usar la energía de manera más eficiente, todos podemos ayudar a resolverlo & # 8221, dice Liliana Hisas. & # 8220 Esto es algo que todos podemos hacer mediante elecciones más inteligentes. Las políticas pueden acelerar la implementación de soluciones climáticas. & # 8221

Cambio climático: quién, qué y cuánto

Porcelana

China es, con mucho, el mayor emisor de gases de efecto invernadero y CO2 del mundo, y representa aproximadamente el 27 y el 29 por ciento, respectivamente.Históricamente, las emisiones de China fueron mucho más bajas que la mayoría de los países industrializados. Desde 1990, sus emisiones de carbono por persona se han cuadriplicado, alcanzando 8 toneladas de CO2 por persona al año en 2018. Sin embargo, esto sigue siendo solo la mitad de las emisiones anuales de una persona o 16 toneladas de CO2 en los Estados Unidos o Canadá. China & # 8217s por persona Las emisiones anuales de CO2 son superiores a 5,6 toneladas para el Reino Unido y 5 toneladas para Francia.

China hizo un compromiso climático incondicional & # 8220 para reducir las emisiones de CO2 por unidad de Producto Interno Bruto (PIB) en un 60-65 por ciento desde el nivel de 2005 para 2030. & # 8221 Esto se llama un objetivo de intensidad de carbono. China ha reducido su intensidad de emisiones desde 2005, lo que es realmente alentador. Es probable que se cumpla su compromiso.

El objetivo de intensidad de carbono no es un objetivo de reducción de emisiones de CO2, siempre que el PIB crezca más rápido que la tasa de reducción de intensidad.

Debido a la rápida expansión de la economía de China, sus emisiones de CO2 han aumentado en un 80 por ciento, de 6,3 GtCO2 en 2005 a 11,3 GtCO2 en 2018.

En su compromiso, China también afirma que las emisiones de CO2 & # 8220 alcanzarán un máximo alrededor de 2030 & # 8221. Por lo tanto, la tendencia creciente en las emisiones de CO2 continuará durante al menos una década más, dada su tasa de crecimiento económico proyectada.

El informe concluye que la promesa de China # 8217 es insuficiente para contribuir a reducir las emisiones globales en un 50 por ciento para 2030.

En su compromiso, China también planea aumentar la proporción de fuentes no fósiles en el uso de energía primaria a alrededor del 20 por ciento. En 2017, las fuentes no fósiles representaron el 14% de la energía primaria de China, el 2% nuclear, el 8% hidroeléctrica y el 4% renovables. El uso doméstico de energías renovables en China ha aumentado significativamente, más de seis veces, desde 2010.

El objetivo de aumentar la proporción de energía no fósil al 20 por ciento podría alcanzarse para 2030 si se continúa aumentando las energías renovables al ritmo actual, sin esfuerzos adicionales.

Sin embargo, la energía fósil seguirá produciendo alrededor del 85 por ciento de la energía primaria en China.

India

India es el cuarto mayor emisor global de GEI y CO2, con aproximadamente un 7 por ciento cada uno, respectivamente. Las emisiones de CO2 por persona de la India se han duplicado desde 1990, pero sus emisiones históricas fueron muy bajas. Las emisiones actuales son significativamente más bajas que las de la mayoría de los países industrializados. En este momento, una persona en la India emite solo alrededor de 2 toneladas de CO2 por año, que es menos de la mitad de lo que emite una persona en Suecia o un tercio de lo que emite una persona en Italia.

Su principal compromiso: & # 8220 Reducir incondicionalmente la intensidad de emisión de todos los GEI de su PIB en un 30-35 por ciento desde el nivel de 2005 para 2030. & # 8221

Al igual que con el compromiso de China # 8217, India no se ha comprometido a reducir las emisiones. De hecho, las emisiones de GEI de la India han aumentado en aproximadamente un 76 por ciento entre 2005 y 2017 y se espera que continúen aumentando debido al crecimiento económico. Sus emisiones de CO2 se han más que duplicado durante el período 2005-2018, de 1,2 GtCO2 en 2005 a 2,6 GtCO2 en 2018.

La promesa de India & # 8217 se consideró insuficiente, ya que no contribuirá a la necesaria reducción del 50 por ciento de las emisiones globales para 2030.

India también se ha comprometido a lograr el 40 por ciento de la capacidad instalada de energía eléctrica de combustibles no fósiles, con financiamiento internacional.

Desde 2005, India ha triplicado su capacidad instalada de generación de electricidad. La proporción de la capacidad de energía eléctrica de combustibles no fósiles ha aumentado del 30 por ciento en 2005 al 35 por ciento en 2018, de los cuales el 20 por ciento son renovables. Por lo tanto, al continuar con esta tendencia creciente, India podría alcanzar un 40 por ciento de capacidad de energía no basada en fósiles antes de 2030. Sin embargo, el 57 por ciento de la generación de electricidad de India todavía depende del carbón.

Estados Unidos

Estados Unidos es la economía más grande del mundo. A nivel mundial, es el segundo mayor emisor de GEI y CO2, con alrededor del 13 y el 14 por ciento respectivamente. Sus emisiones de CO2 por persona se encuentran entre las más altas a nivel mundial, a pesar de la transición de una economía basada en la fabricación a una impulsada por los servicios. Las emisiones de carbono actuales por persona al año son de 16 toneladas de CO2. Eso significa que cada persona en los Estados Unidos emite el doble de lo que una persona en Malasia, o cuatro veces más que una persona en México.

En 2015, EE. UU. Se comprometió a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero entre un 26 y un 28 por ciento por debajo de los niveles de 2005 para 2025.

En 2017, la Administración Trump anunció su intención de retirarse del Acuerdo de París. La fecha más temprana para que EE. UU. Se retire del acuerdo es el 4 de noviembre de 2020. Hasta entonces, el compromiso climático de EE. UU. Se mantiene.

La Administración Trump ha suspendido, revisado o anulado políticas federales clave relacionadas con el cambio climático. El más importante es el Clean Power Plan, el primer estándar de contaminación de carbono para las centrales eléctricas de EE. UU., Que brindó a los estados herramientas flexibles y rentables para reducir las emisiones de CO2 de las plantas de carbón en un 32 por ciento desde los niveles de 2005 para 2030.

Debido a la reversión de la política federal, la promesa de Estados Unidos & # 8217 se consideró insuficiente.

Para compensar el cambio en la política federal, los estados de los EE. UU. Están liderando la transición a las energías renovables. Por ejemplo, Iowa, Dakota del Sur y Kansas están generando alrededor del 30 por ciento de su electricidad a partir del viento. California, Hawai y Vermont están generando alrededor del 10 por ciento a partir de la energía solar. Las ciudades también están haciendo la transición hacia fuentes de energía renovables. Más de 130 ciudades se han comprometido con el 100 por ciento de electricidad renovable. Seis ciudades pequeñas ya han alcanzado el objetivo.

Algunos de estos compromisos se están implementando bajo la iniciativa America & # 8217s Pledge. Además, otras iniciativas y campañas se centran en retirar las centrales eléctricas de carbón. Más de la mitad de las 530 centrales eléctricas de carbón en los EE. UU. Están retiradas o se propone que se retiren para 2030.

Casi la mitad de los estados también han implementado estándares de eficiencia de combustible y emisiones de CO2 para automóviles y camiones ligeros. Sin embargo, la Administración ha propuesto recientemente estándares nacionales nuevos y enmendados (más débiles) para los modelos de vehículos de 2021 a 2026, lo que aumentaría aún más las emisiones del sector del transporte, que actualmente representa la mayoría de las emisiones de CO2, con casi un 40 por ciento.

Durante las últimas dos décadas, EE. UU. Ha estado y sigue produciendo el 80 por ciento de su energía (para electricidad, calefacción y transporte) a partir de combustibles fósiles.

Hasta que la proporción del uso de combustibles fósiles en la combinación de energía de EE. UU. Se reduzca significativamente, los esfuerzos estatales y locales no compensarán la falta de una acción federal decisiva para reducir las emisiones de EE. UU.

Rusia

Rusia, con el 4,6 por ciento de las emisiones globales de gases de efecto invernadero, no ha presentado un compromiso con el Acuerdo de París.

Unión Europea

La Unión Europea (28 naciones) con algunas de las economías más ricas del mundo es el tercer mayor emisor de GEI y CO2 a nivel mundial, representando el 9 y el 10 por ciento respectivamente. Las emisiones de CO2 por persona en algunos países de la Unión Europea son relativamente altas. Actualmente, una persona en los Países Bajos emite 9,5 toneladas de CO2, 9,1 en Alemania, 8,8 en Finlandia y Polonia y 5,6 en el Reino Unido. En promedio, una persona en la Unión Europea emite 6,8 toneladas de CO2 al año o casi tres veces más que una persona en Brasil.

La UE ya ha reducido sus emisiones de GEI y CO2 en un 17 por ciento y un 22 por ciento, respectivamente, por debajo del nivel de 1990 en 2018.

Algunos Estados miembros de la UE todavía dependen de los combustibles fósiles para su generación de electricidad y calor.Los mayores contribuyentes de CO2 en 2017 fueron Alemania (22 por ciento), el Reino Unido (10,7 por ciento), Italia (10 por ciento), Polonia (9,6 por ciento) y Francia (9,3 por ciento).

La UE y sus 28 Estados miembros presentaron un compromiso climático jurídicamente vinculante de & # 8220reducir las emisiones de GEI en al menos un 40% por debajo del nivel de 1990 & # 8221 para 2030.

Para alcanzar este objetivo, la UE ha adoptado un amplio paquete de medidas en 2018 destinadas a acelerar la reducción de las emisiones de GEI:

  • Planes nacionales de eliminación del carbón.
  • Incremento de las energías renovables y la eficiencia energética.
  • Límites de emisión anuales legalmente vinculantes para cada estado miembro en los sectores de transporte, edificios, agricultura y gestión de residuos.

Se espera que estas medidas combinadas den como resultado reducciones de emisiones de GEI del 58 por ciento para 2030, superando el objetivo comprometido de al menos el 40 por ciento desde el nivel de 1990. La promesa de la UE se consideró suficiente.

Las 152 promesas climáticas restantes

Las 152 promesas restantes representan el 32,5 por ciento de las emisiones globales de GEI.

De estas 152 promesas, 127 promesas o casi el 70 por ciento son total o parcialmente condicionales. Eso significa que dependen de la financiación de las naciones ricas, además de la transferencia de tecnología y la creación de capacidad para su plena implementación.

Todos los países deben reducir las emisiones a la mitad en una década y hacia cero a mediados de siglo para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París, aunque no todos los países tienen la misma responsabilidad debido al principio de responsabilidad diferenciada, las emisiones históricas, las emisiones actuales por persona y la necesidad. desarrollar.

Las 152 promesas climáticas se clasificaron de la siguiente manera:

Suficiente. Compromisos climáticos Los compromisos iguales o superiores al 40 por ciento de reducción de emisiones se clasificaron como suficientes. Estos compromisos están en consonancia con la necesidad de reducir a la mitad las emisiones para 2030. Además de la UE (y sus 28 Estados miembros), seis compromisos en esta categoría son de: Islandia, Liechtenstein, Mónaco, Noruega, Suiza y Ucrania.

La República de Moldova se comprometió incondicionalmente a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 64-67 por ciento por debajo del nivel de 1990 y un 11-14 por ciento adicional de manera condicional. Dado que el 80 por ciento del compromiso depende de las acciones nacionales, este compromiso se consideró suficiente.

Parcialmente suficiente. Compromisos climáticos Los compromisos entre un 20 y un 40 por ciento de reducción de emisiones se clasificaron como parcialmente suficientes. Los países con compromisos en esta categoría deben hacer mucho más para reducir las emisiones. Estos 12 países son Australia, Azerbaiyán, Bielorrusia, Brasil, Canadá, Costa Rica, Israel, Japón, Montenegro, Nueva Zelanda, San Marino y la República de Corea.

Japón y Brasil son el sexto y séptimo mayores emisores de GEI. Su participación en las emisiones globales de gases de efecto invernadero es del 3 y el 2,3 por ciento, respectivamente.

Japón se comprometió a reducir las emisiones de GEI en un 26 por ciento por debajo de los niveles de 2013 para 2030, lo que podría cumplirse. Entre otras medidas, Japón adoptó un objetivo de electricidad renovable del 22 al 24 por ciento para 2030. Sin embargo, Japón todavía depende de los combustibles fósiles para el 81 por ciento de su electricidad y el 88 por ciento de su energía primaria.

Brasil se comprometió a reducir las emisiones de GEI en un 43 por ciento por debajo de los niveles de 2005 para 2030. Sin embargo, este compromiso climático fue presentado por la administración anterior. El actual, que asumió el cargo en enero pasado, revirtió políticas y medidas clave relacionadas con el medio ambiente y el cambio climático. Este cambio político reduce las posibilidades de Brasil de cumplir su compromiso climático.

La República de Corea se comprometió a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 37 por ciento por debajo del nivel habitual en 2030. Al utilizar su proyección de negocios como de costumbre para 2030 y su último nivel informado de emisiones de gases de efecto invernadero, el compromiso de Corea equivale a una reducción de gases de efecto invernadero del 22 por ciento por debajo del nivel de 2014 en 2030.

Parcialmente insuficiente. Ocho compromisos climáticos se clasificaron como parcialmente insuficientes, según dos criterios:

* Promesas de reducción de emisiones por debajo del 20 por ciento. Los compromisos de estos países muestran una ambición limitada para abordar el cambio climático. Estos son Albania, Jamaica y Serbia. También en esta categoría se encuentra Trinidad y Tobago, un país de altos ingresos.

* Promesas con compromisos condicionales donde el país está implementando más del 50 por ciento de la promesa con sus propios recursos. Estos compromisos muestran algunos esfuerzos del país para reducir las emisiones. Los cuatro países de esta categoría son las Islas Cook, Kazajstán, Micronesia y las Islas Salomón.

Insuficiente. El resto de las promesas climáticas, que suman 125, se clasificaron como insuficientes según cuatro criterios:

1) Compromisos sin objetivo de reducción de emisiones. Estas 36 promesas no se pueden cuantificar ni medir. Estos incluyen 30 compromisos de Armenia, Belice, Bután, Bolivia, Cabo Verde, Cuba, Egipto, El Salvador, Eswatini, Guinea-Bissau, Guyana, Malawi, Mozambique, Myanmar, Nauru, Nepal, Nicaragua, Panamá, Papua Nueva Guinea, Ruanda. , Samoa, Sierra Leona, Somalia, Sudáfrica, Sudán, Suriname, República Árabe Siria, Timor-Leste, Tonga y Turkmenistán.

Además, esta categoría incluye a seis países de altos ingresos que carecen de objetivos de reducción de emisiones en sus compromisos. Estos son Antigua y Barbuda, Bahrein, Kuwait, Qatar, Arabia Saudita y Emiratos Árabes Unidos.

2) Promesas con compromisos que dependen más del 50 por ciento del financiamiento internacional para su implementación. Muchos de estos países tienen una capacidad limitada para reducir sus emisiones y dependen de la asistencia financiera y técnica, que puede no materializarse. Estos compromisos, especialmente para los países de ingresos medianos altos, muestran un esfuerzo mínimo por parte del país para reducir las emisiones. Entre esta categoría, 27 promesas hicieron compromisos que oscilan entre el 50% y el 90% condicional. Estos incluyen Argelia, Bangladesh, Benin, Bosnia y Herzegovina, Burkina Faso, Burundi, Chad, República Popular Democrática de Corea, Ecuador, Eritrea, Fiji, Ghana, Guatemala, Haití, Jordania, Kiribati, Lesotho, Maldivas, Mauritania, Marruecos , Níger, Nigeria, Niue, Sri Lanka, Tayikistán, Togo y Vietnam. De estas promesas, el 33% proviene de países de ingresos medianos altos, el 30% de países de ingresos medianos bajos y el 37% de países de ingresos bajos.

Además, 38 promesas están condicionadas en un 100% al apoyo internacional para su plena implementación. Estos son Afganistán, Botswana, Camboya, Camerún, República Centroafricana, Comoras, Congo (República de), Costa de Marfil, República Democrática del Congo, Dominica, República Dominicana, Guinea Ecuatorial, Etiopía, Gabón, Gambia, Granada, Guinea , Honduras, Kenia, República Democrática Popular Lao, Liberia, Madagascar, Islas Marshall, Mauricio, Mongolia, Namibia, Pakistán, Palau, Santa Lucía, Santo Tomé y Príncipe, Estado de Palestina, Tuvalu, Uganda, República Unida de Tanzania, Vanuatu, Venezuela, Zambia y Zimbabwe. De estas promesas, el 30% proviene de países de ingresos medianos altos, el 32% de países de ingresos medianos bajos y el 26% de países de ingresos bajos.

Cinco países de altos ingresos también hicieron promesas totalmente condicionales: Bahamas, Barbados, Omán, Saint Kitts y Nevis y Seychelles.

3) Compromisos con objetivos de intensidad. Al igual que con China e India, las promesas climáticas basadas en objetivos de intensidad equivalen en su mayoría a un aumento de las emisiones en 2030 por encima del nivel actual. Estos seis compromisos que utilizan objetivos de intensidad son Malasia, Túnez, Uzbekistán y tres países de ingresos altos: Chile, Singapur y Uruguay.

4) Compromisos que utilizan objetivos de negocio como siempre (BAU), así como parcialmente condicionales utilizando más del 50 por ciento de sus propios recursos. Estos compromisos se basan en reducciones de emisiones por debajo de un nivel proyectado de emisiones futuras en 2030 si no se implementan acciones o políticas. Por lo tanto, estos compromisos equivalen en su mayoría a un aumento de las emisiones en 2030 por encima del último nivel de emisiones informado por cada país.

Hay 13 promesas de BAU bajo este grupo.

Por ejemplo, Indonesia, el octavo mayor emisor, se comprometió a & # 8220 reducir incondicionalmente las emisiones de GEI en un 29% por debajo de lo habitual en 2030 & # 8221, y un 12% adicional de forma condicional. Al utilizar su proyección de negocios como de costumbre para 2030 y su último nivel informado de emisiones de GEI, el compromiso de Indonesia equivale a un aumento del 40 por ciento de GEI por encima del nivel de 2016 en 2030.

Los 12 países adicionales que utilizan el mismo objetivo BAU, que aumenta las emisiones en 2030, son Andorra, Argentina, Colombia, Djibouti, Georgia, Malí, México, Macedonia del Norte, Paraguay, Perú, San Vicente y las Granadinas y Tailandia.

Países sin compromisos. Trece países aún no han presentado sus compromisos climáticos. Se trata de Angola, Brunei Darussalam, Irán, Irak, República Kirguisa, Libia, Líbano, Filipinas, Federación de Rusia, Senegal, Sudán del Sur, Turquía y Yemen. Emiten el 9 por ciento de las emisiones globales de GEI combinadas, con Rusia en el 4,6 por ciento.

& # 8220Si bien la mayoría de los 152 países que han presentado compromisos son pobres y solo contribuyen con pequeñas cantidades de emisiones de GEI individualmente, su contribución total al 32,5 por ciento es mayor que la de cualquier país, & # 8221, dice el Dr. Watson. & # 8220 En segundo lugar, son estas naciones donde tanto la población como las emisiones de gases de efecto invernadero están creciendo rápidamente. Por lo tanto, es importante que hagan promesas ambiciosas ahora. & # 8221

Autores

Sir Robert Watson (Reino Unido), ex presidente del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) y la Plataforma Intergubernamental sobre Biodiversidad y Servicios de los Ecosistemas (IPBES), Científico Jefe del Banco Mundial y # 8217 para el Desarrollo Sostenible, y Asesor Principal de la Casa Blanca.

Dr. James J. McCarthy (Estados Unidos), ex Copresidente del Grupo de Trabajo II del IPCC. Es profesor de Oceanografía en la Universidad de Harvard. Se desempeñó como Presidente de la Asociación Estadounidense para el Avance de la Ciencia y como Presidente de la Junta Directiva de la Unión de Científicos Preocupados. Es el ganador del Premio Tyler de 2018 al Logro Ambiental.

Dr. Pablo Canziani (Argentina), ex Autor Principal del Grupo de Trabajo I del IPCC. Es Científico Senior del Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas y Profesor de la Universidad Tecnológica Nacional de Argentina.

Prof. Dr. Nebojsa Nakicenovic (Austria), autor principal de la convocatoria del Grupo de trabajo III del IPCC, autor principal de la convocatoria del & # 8220Special Report on Emissions Scenarios & # 8221, subdirector general de IIASA y profesor titular de economía energética en la Universidad Tecnológica de Viena (TU Wien). Fue miembro del Grupo Técnico de Alto Nivel del Secretario General de las Naciones Unidas y copresidente del Global Carbon Project.

Liliana Hisas (Argentina), Directora Ejecutiva del Fondo Ecológico Universal y coordinadora del proyecto Acting on Climate Together (ACT). Durante la última década, su enfoque principal ha sido investigar y escribir sobre el cambio climático de una manera accesible. Tiene una maestría en Periodismo de la Universidad del Salvador en Argentina.


6.3: Cambio climático - Biología

Cambio climático: lo que creemos que pensamos

Sean Sublette, WSET Televisión, Lynchburg, VA

La atención pública al cambio climático antropogénico ha florecido desde el lanzamiento del documental, Una verdad inconveniente. La mayor visibilidad de este tema ha llevado a desacuerdos entre los meteorólogos de radiodifusión sobre la magnitud del cambio climático global y hasta qué punto sus causas son antropogénicas. Dada la considerable atención de los medios a este tema, estos desacuerdos se han vuelto cada vez más públicos y, en consecuencia, más polarizantes.

Mediante una encuesta anónima basada en la web similar a las utilizadas en conferencias de radiodifusión anteriores, se intentará cuantificar estas divisiones dentro de la comunidad de meteorología de radiodifusión y determinar si existe una diferencia fundamental de perspectiva sobre este tema entre los meteorólogos de radiodifusión y los climatólogos. . Se espera que los resultados de esta encuesta mejoren el diálogo científico abierto entre todos los miembros de la Sociedad.


A las serpientes de cascabel les puede gustar el cambio climático

Cuando se trata del cambio climático, no todos los organismos saldrán perdiendo. Un nuevo estudio de Cal Poly encuentra que es probable que las serpientes de cascabel se beneficien de un clima más cálido.

Una combinación de factores hace que un clima cálido sea beneficioso para las serpientes de cascabel que se encuentran en casi todas las partes de los Estados Unidos continentales, pero que son especialmente comunes en el suroeste.

Los cascabel son expertos en termorregulación. Los investigadores encontraron que, cuando se les da una opción, las serpientes prefieren una temperatura corporal de 86 a 89 grados Fahrenheit, una temperatura mucho más cálida de la que generalmente experimentan en la naturaleza. La temperatura corporal promedio de las serpientes de cascabel costeras en el estudio fue de 70 grados, y para los cascabel del interior fue de 74 grados Fahrenheit.

"Nos sorprendió ver cuánto más bajas eran las temperaturas corporales de las serpientes salvajes en relación con sus temperaturas corporales preferidas en el laboratorio", dijo Hayley Crowell, investigadora estudiante de posgrado y líder del proyecto. "Hay muchas presiones ecológicas en la naturaleza que podrían evitar que las serpientes de cascabel se asoleen, como el riesgo de una mayor exposición a los depredadores. Un clima más cálido puede ayudar a estas serpientes a calentarse a temperaturas más óptimas para la digestión o la reproducción".

Los períodos más largos de temperaturas más cálidas también darían a las serpientes de cascabel una temporada activa más larga, dándoles más tiempo para cazar y alimentarse. Debido a que las serpientes son ectotérmicas o de sangre fría, no pueden regular la temperatura de su cuerpo como los animales de sangre caliente. En cambio, dependen de su entorno para proporcionar calor, lo que restringe su actividad en climas fríos.

Además de los cambios estacionales, los cascabel podrían pasar más horas activas durante un día determinado.

Una posible falta de presas (las serpientes de cascabel se alimentan principalmente de roedores, pero también pueden comer insectos y otros reptiles), como resultado de un clima cálido, puede que tampoco sea un gran problema para las serpientes.

El equipo de investigación descubrió que las serpientes utilizan la energía de manera extremadamente eficiente. Para subsistir, una serpiente de cascabel macho adulta necesita solo 500-600 calorías durante todo un año, que es aproximadamente una ardilla de tierra, el equivalente a solo la mitad de un burrito grande. Aunque en el mundo real un cascabel necesita calorías adicionales para cazar y tener crías, entre otras actividades, los cálculos apuntan a la capacidad de las serpientes para sobrevivir incluso si la presa no es abundante. Los seres humanos, en comparación, necesitan alrededor de 1300 veces más calorías para sobrevivir.

"Las serpientes de cascabel requieren muy poca energía para existir", dijo Crowell, quien obtuvo una maestría en ciencias biológicas en Cal Poly.

Las serpientes de cascabel están muy extendidas por toda California, y las siete especies de estas víboras en el Estado Dorado se pueden encontrar desde la costa hasta el desierto. Un aumento en la cantidad de serpientes podría afectar ecosistemas enteros. Las serpientes de cascabel son un depredador clave para las ardillas terrestres en California y son presa de las aves rapaces y muchos otros animales.

"Estamos tan acostumbrados a los estudios sobre el cambio climático que pronostican impactos negativos en la vida silvestre; fue interesante ver hallazgos tan marcadamente diferentes para estas serpientes", dijo Crowell, quien está buscando un doctorado en la Universidad de Michigan.

Descargo de responsabilidad: AAAS y EurekAlert! no son responsables de la precisión de los comunicados de prensa publicados en EurekAlert. por las instituciones contribuyentes o para el uso de cualquier información a través del sistema EurekAlert.


Ver el vídeo: EL CAMBIO CLIMÁTICO EXPLICADO (Agosto 2022).